Argentina - Jueves 20 de Julio de 2017 01:41 PM
Home

Terapias para el cambio

14796602_xl 9 octubre, 2015 - 3:30 pm

PNL: aprendé a manejar tus emociones. 

¿Sentís que siempre estás estancada en los mismos conflictos? ¿Solés engancharte continuamente con el tipo de hombre equivocado?¿Te la pasás deprimida, enojada ó irritable  y ni siquiera sabés por qué? En este artículo te podés encontrar parte de la solución

La Programación Neuro Lingüística (PNL) podría  resumirse  como un modelo comunicacional que ofrece una serie de técnicas para lograr una comunicación efectiva en cualquier ámbito en que una persona se desempeñe. Con PNL es posible conocer y modificar nuestros pensamientos o “programas mentales”, manejar nuestras emociones para que no nos impidan lograr tener la vida que deseamos,  así como usar nuestro lenguaje verbal y corporal de una manera coherente y transmitir mensajes claros y directos.

Todas estas técnicas nos permiten mejorar cualquier vínculo. En el ámbito personal, tener mejores relaciones con nuestros hijos, pareja, padres, hermanos, amigos.  En el laboral, trabajar de manera más coordinada y fluida con colegas y compañeros, y como jefas, podemos ser más efectivas en los argumentos que ofrecemos y más claras en los mensajes que transmitimos. Y lo más importante de todo, nos ayuda a tener un mejor vínculo con nosotras mismas, que somos las únicas con quienes tenemos que convivir todo el tiempo!

Una de las cosas que se trabajan en los cursos de PNL es la comunicación  interna, es decir, qué mensajes nos damos a nosotras mismas. Estos mensajes pueden ser mandatos, que tal vez aprendimos de nuestros padres o que tomamos de nuestra cultura, y que nos impiden tener los resultados que deseamos y hacen que nos involucremos en el mismo tipo de situaciones o conectemos con el mismo tipo de gente, en definitiva, que “tropecemos siempre con la misma piedra”. La PNL nos permite entrenar la autoobservación, tomar conciencia de las propias acciones y evaluar si nos sirven o no. Al modificar la forma que tenemos de hacer las cosas, obtendremos nuevos resultados: vínculos más sanos, un estado anímico estable, mejores relaciones laborales, situaciones menos estresantes y más gratificantes.

A medida que incorporamos herramientas de manejo emocional, empezamos a ser capaces de lidiar con emociones negativas como preocupación, irritación, enojo, culpa, ansiedad. Estas empiezan a ser menos frecuentes y menos intensas. En contrapartida,  comienzan a aparecer y fortalecerse emociones más saludables como motivación, entusiasmo, tranquilidad, seguridad, paciencia.

El lema básico de la PNL dice que “el mapa no es el territorio”, esto quiere decir que la realidad no es una sola, sino que cada uno tiene su propia representación o “mapa” de ella. Ante una determinada situación, cada uno va a pensar, sentir y reaccionar según lo que le permite ese mapa.

En vez de enojarnos por esas diferencias, o ponernos furiosas, podemos ponernos curiosas, investigar más, comprender su reacción, desde qué lugar habla, cuáles son sus valores, qué prioriza, etc.

La PNL nos ayuda a tener más opciones y nos empuja a salir de esa zona de confort que, si bien es cómoda, no nos deja crecer y desarrollar todos nuestros talentos y potencialidades.

 

Comentarios

comments