Argentina - Miercoles 18 de Enero de 2017 05:13 PM
Home

Consejos para dejar de roncar

como-dejar-de-roncar 22 septiembre, 2015 - 2:28 pm

Los ronquidos impiden el buen descanso tanto del que ronca como del acompañante. Además generan fricciones, peleas y hasta rupturas amorosas!

¿Qué hacer con este fenómeno acústico generado por una obstrucción del paso de aire a través de la parte posterior de la boca y la nariz que genera sonidos tan molestos?

 

Aquí te sugerimos una lista de consejos naturales para disminuir la intensidad de los ronquidos

 

Eleva tu cabeza para dormir

Colocar algunas almohadas extra debajo de tu cabeza te permitirá mantener abierto el conducto de aire y evitar su obstaculización. También podes elevar la cabecera de tu cama colocando varias tablas planas debajo de las patas del extremo superior de la cama o algunas guías telefónicas viejas debajo de cada pata.  Esto te ayudará a respirar mejor y evitar los ronquidos al dormir.

 

Cambia de posición

Los ronquidos con la boca abierta pueden ser causados por problemas de sinusitis o por la postura en la cama.  Al dormir boca arriba, la lengua se desliza hacia atrás y bloquea el conducto de aire generando los ronquidos. Para evitarlo, prueba cambiar de posición y dormir de lado. Algunos más arriesgados recomiendan coser una pelota de tenis a la espalda del pijama para evitar colocarse boca arriba durante el sueño.

 

Infusión de menta

Una de las causas más frecuentes de los ronquidos son los resfriados o las alergias. Si preparas unas gotas de aceite de menta en un vaso de agua fría y te haces algunos buches sin tragar el agua, refrescarás tu garganta con las propiedades expectorantes de la menta y eso favorecerá el paso del aire en la respiración durante el sueño. También podes utilizar té de menta o agregar algunas hojas de esta planta en una taza de agua caliente que, una vez que enfríe, podrás colar y utilizar de la misma manera o en inhalaciones de vapor.
El aceite esencial de menta también te servirá para refrescar el ambiente rociando la mezcla de éste en partes iguales con agua.

 

Té de ortiga

La ortiga es considerada un antihistamínico natural. Por eso, si tus ronquidos pueden estar causados por una alergia, prepara un té de ortiga colocando una cucharada de hojas secas de ortiga en una taza de agua hirviendo. Cubrilo y dejalo reposar durante 10 minutos. Una vez frío, cuélalo para beberlo antes de dormir.

 

Cebolla y sal

Para descongestionar las fosas nasales y favorecer la respiración, otra opción natural y muy sencilla es colocar en un plato, cerca de la cabecera de tu cama, una cebolla partida por la mitad espolvoreada con sal.

 

Vapor de aromáticas

Otro remedio casero para los ronquidos es hervir durante 10 minutos 1 litro de agua con 10 gr de hojas de lavanda, 10 gr de tomillo, 10 gr de toronjil (melisa) y 10 gr de menta. Luego, sácalo del fuego e inhala el vapor de esta mezcla de hierbas cubriendo tu cabeza con una toalla. Las aromáticas oxigenarán tu conducto nasal y favorecerán la respiración durante la noche.

 

Infusión de salvia

Para preparar la infusión de salvia hervi varias hojas de esta planta durante quince minutos, cuélalo y bebe la preparación antes de acostarte. La salvia te ayudará a combatir cualquier afección respiratoria y evitará los ronquidos.

 

Miel y hojas de frambuesa

La miel es un excelente expectorante natural que ayuda a controlar las infecciones en la garganta y disminuir su irritación, un factor que puede causarte los ronquidos. Usala para hacer buches antes de acostarte con una infusión tibia de hojas de frambuesa y dos cucharadas de miel en media taza de agua.

 

¡Canta!

El canto o la práctica instrumental fortalece los músculos de la garganta y reafirma su tejido y el de la boca. Hacer algunos ejercicios simples como cantar fortalecerá tu garganta para que no se relaje y bloquee el aire cuando duermas. Cantar varias veces durante el día mantendrá tu sueño más profundo y ¡tu ánimo más alegre!
Mantene tu habitación húmeda

La sequedad es una de las causas menos evidentes de los ronquidos. Usar un humidificador o tomar una ducha caliente antes de acostarte puede ayudar a aliviar los ronquidos manteniendo las vías respiratorias húmedas. Puedes también contribuir a hacer de tu ambiente un lugar más adecuado cambiando las sábanas y fundas de almohadas con frecuencia, así como también lavando las cortinas y aspirando las alfombras para evitar la acumulación de partículas que puedan perjudicar tu respiración.

 

Comentarios

comments

Etiquetas: