Argentina - Miercoles 29 de Marzo de 2017 01:59 AM
Home

¡Comé con el cerebro!

Family eating dinner 28 octubre, 2015 - 1:09 pm

¿Hacés dietas y no logras bajar de peso? Pues bien, además de prestarle atención  los hidratos de carbono, azúcares y  grasas, observá qué haces mientras comes. En este artículo te contamos cómo te engaña tu cerebro si comes mientras haces otras cosas.

¿Mirás tele, la compu, caminás o lees el diario mientras desayunas, almorzas o cenas?Si ese es el caso, tenés un gran riesgo de comer mucho más y aumentar de peso.

Varios estudios han señalado que quienes comen mientras hacen cualquier otra actividad tienden a consumir más calorías. Según publica la BBC, la doctora, Suzanne Higgs, experta en psicología del apetito de la Universidad de Birminghan, en Reino Unido, formó parte de un equipo que evaluó varias investigaciones al respecto.

Higgs señaló que han revisado unos 24 estudios en los que se comparó a personas que estaban atentas exclusivamente a lo que comían con otras que lo hacían mientras estaban distraídas con otras actividades y la investigación determinó que cuando las personas estaban distraídas, mirando televisión o en otras cosas, tendían a comer mayor cantidad de una vez.

Pero además, el estudio demostró que esas personas también tendían a compensar más tarde comiendo aún más. La razón hay que encontrarla no tanto en el estómago sino en el cerebro.

“Si no prestamos atención a lo que comemos porque estamos distraídos, entonces el cerebro no lo procesa, no nos sentimos tan llenos y en consecuencia comemos más calorías tanto en el momento como más tarde en el día”, explicó a la BBC Jane Ogden, investigadora de la Universidad de Surrey, en Reino Unido.

Y según un estudio reciente de esa universidad, comer mientras se camina es aún peor.

54e5df340c52b

Ogden lideró un estudio reciente en el que se le pidió a 60 personas que se comieran una barra de chocolate mientras caminaban, conversaban con una amiga o miraban televisión.

Después de esto, se le pidió a los participantes que completaran un cuestionario y se les invitó a comer cuatro diferentes tipos de alimentos -chocolate, zanahoria, uvas y papas fritas-.

El resultado muestra que aquellas que comieron la barra de chocolate mientras caminaban consumieron mucho más durante la prueba siguiente, y en particular comieron chocolate cinco veces más que los otros participantes.

Ogden explica que caminar es una forma de distracción muy poderosa. Los participantes no estaban pensando en comida, su cerebro no reconoció que habían comido, el cuerpo se sentía menos lleno, y por lo tanto consumieron más.

Según la profesora Ogden, el problema es que comer no sólo tiene que ver con matar el hambre, sino también con cómo el cerebro procesa los alimentos que ingerimos.Por eso es  importante es involucrarlo a la hora de comer.

 

Comentarios

comments

Etiquetas: