Argentina - Martes 30 de Mayo de 2017 02:28 AM
Home

¿Qué harías si fueses multimillonario?

hacienda napoles 6 noviembre, 2015 - 11:40 am

La fantasía de poseer todo el dinero del mundo y gastarlo en lo que se nos cante, es un clásico de clásicos. En este artículo te contamos los gastos más excéntricos de Pablo Escobar, el patrón del narcotráfico, contados por su hijo en el libro Pablo Escobar, mi padre.

Pablo Escobar, uno de los más grandes narcotraficantes de la historia llegó a tener tanto dinero que comenzó a gastarlo en cosas increíbles.

La Hacienda Nápoles.

La hacienda Nápoles era una de las muchas propiedades del patrón del mal, pero esta destaca por su magnificencia: el lugar contaba con 27 lagos artificiales, tres parques zoológicos, un parque jurásico con réplicas de dinosaurios y la pista de motocross más grande de Sudamérica.
También contaba con dos helipuertos, una pista de aterrizaje de un kilómetro de largo, un taller de mecánica y pintura y 10 casas donde vivían los 1700 empleados que se encargaban del lugar.

El servicio doméstico.

Todas las mujeres del servicio doméstico en la hacienda Nápoles, se vestían con ropa diseñada exclusivamente para ellas. También recibían manicura y clases de auto-maquillaje, esto fue impulsado por Victoria Eugenia Henao Vallejo esposa de escobar.

 El cuidado del jardín.

El magnate también poseía un gigantesco penthouse de 1700 metros cuadrados dentro del edificio Mónaco, en el centro de Medellín. Las flores que decoraban su propiedad eran traídas desde Bogotá en su avión privado, todos los días.

Las fiestas de año nuevo.

Para la fiesta de año nuevo, se ordenaba que importaran dos gigantescos contenedores repletos de fuegos artificiales a la estancia Nápoles. Cada uno valía 50.000 dólares, y se repartía la mitad para los hombres de Escobar y la otra mitad para su familia. Según cuentaJuan Pablo en el libro, gran parte de esto quedaba sin utilizar y muchas cajas siquiera llegaban a abrirse.

Las fiestas de disfraces.

Cuando se organizaba alguna fiesta temática, el Patrón hacía que un grupo de sastres y modistas fuese a la casa de cada uno de los invitados a tomarles las medidas y armar un disfraz acorde a cada uno.

Las fiestas de cumpleaños.

En cada fiesta de cumpleaños de Pablo Escobar, él mismo se encargaba de rifar entre sus invitados un conjunto de valiosas obras de arte de reconocidos artistas internacionales.

Los regalos para su hijo.

A Pablo le gustaba demostrar el cariño hacia sus hijos en forma de excéntricos y valiosos regalos. Juan Pablo relata algunos de los más increíbles:
“En mi noveno cumpleaños, 1996, recibí un regalo único que en medio de mi inmadurez no tuvo mayor significado: un cofre con las cartas de amor originales que Manuelita Sáenz le escribió al libertador Simón Bolívar. También recibí varias medallas del libertador. […] En 1988, cuando cumplí once años, ya tenía una colección de cerca de treinta motos de alta velocidad, así como motocrós, triciclos, cuatrimotos, carts, y buggies de las mejores marcas. También tenía treinta motos de agua. […] Tenía trece años y se decidió que para minimizar los riesgos de seguridad yo tuviera un apartamento de soltero; el lugar tenía dos grandes habitaciones, la mía con espejos en el techo, bar con diseño futurista, piel de cebra en el living y una silla de Venus”.

 

Comentarios

comments