Argentina - Martes 17 de Enero de 2017 03:54 AM
Home

Un pedido desesperado para que no liberen al padre Grassi

grassi 25 junio, 2016 - 1:40 pm

“Soy víctima del sacerdote Julio Grassi” escribió “Gabriel” en una carta que envió al presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti. La misiva fue entregada en mano por Juan Pablo Gallego, abogado querellante en la causa e impulsor de la acusación al cura.

Por estos días, el caso vuelve a tener notoriedad con el nombramiento de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, quienes deberán estudiar el expediente que ya circuló por las vocalías de Juan Carlos Maqueda, Elena Highton de Nolasco y el propio Lorenzetti, a quien “Gabriel” le pidió –a través de la misiva– que confirme la condena al sacerdote, según informa Perfil.

Los abogados de Grassi recurrieron a la Corte luego de que Casación y la Corte provincial confirmaran la condena impuesta por el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Morón que, el 10 de junio de 2009, condenó a 15 años de prisión al sacerdote al considerado culpable de haber abusado en dos oportunidades de “Gabriel”, uno de los menores que estaba a su cuidado en la Fundación Felices Los Niños.

“A siete años de la condena obtenida, tenemos la expectativa de que –prontamente– la Corte Nacional dé su pronunciamiento definitivo, que cierre un caso tan claro, tan comprobado y por crímenes tan horrendos. Y que definitivamente haya un manto de piedad para las víctimas de los aberrantes delitos sexuales perpetrados por el Cura Grassi”, dijo Gallego a Perfil.

Pese a la resistencia de los abogados de las víctimas, “Luis” y “Ezequiel” no fueron considerados en el fallo, la Suprema Corte bonaerense accedió al pedido de la defensa y será el tribunal presidido por Lorenzetti el que tendrá la última palabra de la causa que ya lleva 14 años sin resolverse de forma absoluta.

“Gabriel” envió en 2013 una carta al papa Francisco pero que no tuvo respuesta del ex cardenal de la Ciudad de Buenos Aires. “Creo que no llegó a destino”, dice el joven que hoy tiene 32 años. En la misiva, la víctima de abuso solicita a Jorge Bergoglio que se le aplique la “tolerancia cero” al padre Grassi, es decir, “apartándolo de la Institución y reduciéndolo a laico”. En ese orden, le pide emitir “una clara señal pública de respeto hacia la independencia judicial”.

Comentarios

comments