La intoxicación ocurrió cuando su mamá, Sofía, era atendida por una ginecóloga en el Centro de Salud Santa Teresita, de avenida Francia 4435, del barrio Acíndar, según publicó el portal de noticias del diario La Capital.

“La bajé en el consultorio y sentí que lloraba. Tenía los labios y la lengua blancos”, contó Sofía a Telenoche.

La Secretaría de Salud inició un sumario para determinar cómo la niña tuvo acceso al fluido que le generó lesiones en boca, estómago y esófago.

“No voy a parar hasta sacarle la matrícula a esa doctora irresponsable por lo que hizo, porque si ese frasco hubiese estado tapado mi hija estaría acá en este momento”, sentenció la madre de la nena.

“Fueron dos segundos, ella no puede abrir ni una gaseosa, eso estaba abierto”, apuntó respecto del recipiente que contenía el ácido.

A su vez, el director del Centro, Fernando Bignoni, informó que “el tema lo está investigando el área de legales, pero está claro que pasaron cosas que nunca deben pasar en un consultorio médico”.