Argentina - Jueves 25 de Mayo de 2017 10:07 PM
Home

Murió Arturo, el oso polar del zoológico de Mendoza

ARTURO ES UNA DE LAS GRANDES ATRACCIONES DEL ZOOLÓGICO Y EL ÚLTIMO OSO POLAR EN CAUTIVERIO EN EL PAÍS. REDACCION LC (Rosario - Argentina - Tags: Información General) 4 julio, 2016 - 7:09 am

Arturo, el último oso polar del país, finalmente murió en el zoológico de Mendoza. Esto se da en medio de una gran polémica por su encierro y por el deplorable estado del parque, su casa desde 1993 cuando lo trajeron de Búfalo, en Estados Unidos.

Hace dos años, el ejemplar de 31 años fue bautizado como el “animal más triste del mundo” y, según explicaron desde el gobierno mendocino, “falleció por un desbalance hemodinámico, lo que desencadenó en una descompensación multisistémica”.

A través de un comunicado, las autoridades indicaron que Arturo presentaba un cuadro clínico terminal debido a su avanzada edad y que desde hacía varios días había entrado “en un proceso de descompensación y deterioro marcado irreversible”.

Arturo llegó a Mendoza en 1993 cuando tenía 8 años, pero fue casi dos décadas después cuando comenzaron a multiplicarse las noticias y la preocupación por su estado de salud. El 1° de mayo de 2012 perdió a su única compañera, la osa polar Pelusa, que había venido a acompañarlo desde Alemania. Desde ese momento no tuvo contacto con otros animales de su especie e ingresó en una depresión profunda. Tras la muerte de Winner, el único oso polar del Zoológico de Buenos Aires que falleció en la Navidad de 2012, Arturo se convirtió en el último ejemplar de su especie en la Argentina.

Fue entonces cuando asociaciones ambientalistas y defensoras de los derechos animales comenzaron a movilizarse por la salud del oso polar. El objetivo era mudarlo del Zoo de Mendoza al Parque Zoológico Assiniboine de Canadá. Incluso una solicitud virtual para realizar el traslado recolectó más de 420.000 firmas de todo el mundo.

Pero una junta internacional de veterinarios aconsejó no mover de Mendoza al animal ya que por su avanzada edad no era posible anestesiarlo para que realizara un viaje largo. “Someterlo a un traslado pone en riesgo su vida”, fue la principal conclusión del trabajo que realizaron en conjunto especialistas de los zoológicos de Buenos Aires, La Plata, Córdoba, Temaikèn, Uruguay y la reserva de Canadá.

Este año, la situación del oso polar empeoró aún más. En mayo, luego de analizarlo en forma exhaustiva, especialistas determinaron que su estado era “crítico”, ya que se detectó pérdida de apetito, disminución de su peso, visión y olfato.

El viernes pasado, el último parte médico indicó que el animal permanecía “poco reactivo con mínima respuesta a estímulos y depresión marcada de su sistema nervioso central”.

Así, el Zoológico mendocino, que actualmente está cerrado al público tras la muerte de casi 80 animales durante 2016, perdió a su ejemplar más emblemático.

Comentarios

comments

Etiquetas: