Argentina - Jueves 19 de Enero de 2017 09:59 AM
Home

Médicos privados denuncian explotación laboral a residentes de todo el país

medicos residentes 3 octubre, 2015 - 10:11 am

Se trata de la Asociación de Médicos AMAP, que advirtió sobre “la crítica situación laboral” a la que son sometidos los médicos residente de clínicas y sanatorios particulares.

Héctor Garín, titular del mencionado sindicato aseguró que los médicos residentes “son sometidos a condiciones que pueden asimilarse al trabajo esclavo” y remarcó que “los directivos de clínicas los utilizan como mano de obra barata” con la excusa de seguir preparándose y entrenarlos.

AMAP denunció que las jornadas laborales exceden las 110 horas semanales establecidas tanto en la ley de contrato de trabajo y en la ley de jornadas laborales. Además puntualizó que en algunos casos estos galenos que recién se inician en la práctica pero que cuentan con toda la formación académica y el título habilitante, no superan los $10 a $13 la hora. 

ALERTA contactó médicos, no sindicalizados para que brinden una versión lo más objetiva posible, pero ninguno de los cuatro profesionales de distintas clínicas quiso salir del anonimato por miedo a quedarse sin trabajo.

Sin embargo brindaron información de como hacen para paliar la precariedad laboral que en muchos lugares prima. En la práctica, a los residentes, los diferentes jefes de guardia por lo general “les pasan administrativamente una carga horaria mayor a la trabajada” para que en definitiva, se logre quedar cerca de una remuneración hora/trabajo más digna y no perder al médico y su recurso humano ante una oferta superadora, de las que suelen llegar.

Un traumatólogo que pidió reservar estrictamente su anonimato y que presta servicios en una conocida clínica de Pueyrredón y Santa Fé, señaló que “me pagaban mejor en un natatorio, haciendo revisaciones médicas pero yo no me preparé casi una década para eso, quiero ayudar a la gente y desarrollar mi pasión”.

Y agregó a ALERTA que “hubo varias protestas en la puerta de algunos médicos que se animaron pero todavía son muy pocos y yo no quiero perder lo que tanto me costó ganarme”.

Una cardióloga que pasa los 50 años -con más de 25 de experiencia- y  que lejos dejó las residencias en el pasado, asintió cada una de las palabras de su compañero y prefirió por temor, no prestar testimonio aunque sentenció “tiene estacionamiento disponible y hasta esos nos cobran. Nosotros necesitamos movernos en auto para poder vivir de los múltiples trabajos que nos dan de comer”.

Comentarios

comments