Argentina - Lunes 26 de Junio de 2017 12:43 AM
Home

Jennifer, golpeada en la calle por responderle a un violento: “Quedarse callada no es la solución”

Screen Shot 2017-02-14 at 6.11.57 p.m. 14 febrero, 2017 - 6:07 pm

Jennifer, de 23 años, fue atacada el viernes pasado cerca de las 2 de la tarde en la calle, cerca del Parque Rivadavia, en Caballito. Un desconocido primero la insultó por la calle y cuando ella le respondió directamente le propinó un golpe de puño en la cara. En diálogo con Mauro Viale, Jenn comenta: “Primero aclaremos que no todos los hombres son machos, no todos los hombres le van pegando a las minas por la calle”.

Luego relata: “El viernes venía de Morón con una bolsita de ropa, avisándole a mi novio que estaba llegando y a una cuadra de casa casi no la cuento porque me crucé con un tipo que me roza y me saqué un auricular para pedir disculpas porque sentí que me pasó muy cerca y lo primero que escucho es “orto”. Le dije que repita lo que me había dicho y me dice: A vos te voy a romper el orto. Le contesté que no podía decir eso. Y me dijo: Seguí caminando porque yo a vos te tengo calada. El único que reflejo que tuve fue seguir insultándolo porque ya se me estaba viniendo encima. Y cuando lo quise alejar con la bolsita que tenía en la mano, me dice: A mi ninguna puta de mierda me pega. Y de una piña me tiró al piso”.

La joven agredida recuerda que el agresor no estaba borracho ni parecía estar fuera de sus cabales sino que era un hombre bien vestido, “uno de los tantos que andan por la calle diciendo “Te voy a romper el orto”, como si nada, que no se aguantó que le contestaran, que se violentó porque le contesté, que me pegó por eso”.

Jennifer cuenta que, más allá de que en este caso la agresión verbal callejera terminó en violencia física, se trata de una violencia cotidiana que sufren todas las mujeres, “todos los días y a todas horas”, desde niñas: “A mi estas cosas me pasan desde los 11, 12 años. Estas cosas pasan desde que una pibita empieza a tener… ni siquiera el cuerpo de una mujer, porque hay demasiados tipos a los que no les importa que seas una nena. Esto pasó siempre, pero yo empecé a contestar a las cosas que me decían desde que tengo 17. Muchas veces me sirvió para sacarme de encima a tipos, para que la gente se diera vuelta y el tipo tuviera vergüenza. Me sirvió. Quedarse callada no es la solución”.

Mientras era detenido, el agresor continuaba amenazándola y le decía que iba a salir de la cárcel en 8 horas y que la iba a ir a buscar para matarla. La joven comenta que está esperando que la fiscalía le entregue un botón antipánico y que desde el momento de la agresión no salió de su casa sin compañía. Pero que consideró necesario contar los sucedido para que el hecho no quede impune.

 

Comentarios

comments

Etiquetas: