Argentina - Jueves 21 de Septiembre de 2017 09:08 AM
Home

Eugenio Semino, ombudsman de la tercera edad, sobre el bono de fin de año: “Sabor a nada”

Screen Shot 2016-10-12 at 7.39.33 p.m. 12 octubre, 2016 - 7:41 pm

Eugenio Semino, ombudsman de la tercera edad, dialogó con Mauro Viale acerca del bono de fin de año propuesto por el gobierno nacional. Al respecto consideró que se trata de un aporte que “ni para el pan dulce va a alcanzar”

Semino consideró que los anuncios políticos y económicos de estas semanas ya se deben analizar como parte de la campaña electoral 2017: “Yo creo que lo que va a ir ocurriendo, y esto no es siquiera análisis político sino una mirada desde la tribuna, si se quiere, es que ya se está pensando en el año electoral y muchas de las medidas que debieran estar relacionadas con la gestión o con cambiar un problema estructural, en este caso el de los jubilados, están apuntando a cómo morigerar los efectos negativos de la situación que tiene el sector”.

En cuanto al bono de mil pesos para los jubilados que cobran la mínima, que los dirigentes de la CGT consideraron suficiente para levantar el paro general largamente pospuesto, el defensor manifestó: “Yo creo que hay algo que ejemplifica esto, que me lo decía un jubilado antes de venir: Los líderes de la CGT fueron por una recomposición de haberes de los jubilados y se vinieron con una letra de bolero “Sabor a nada”. Y explicó que ya hubo experiencias negativas con este tipo de bonos por única vez en 2011, en 2012 y con los 400 pesos de abril de este año, ya que son beneficios que “extinguen muy rápidamente el bienestar de su efecto”. “Ni para el pan dulce va a alcanzar”, concluyó

Semino también detalló que su planteo como ombudsman de la tercera edad es el de una canasta de 13 mil pesos para los jubilados, que incluya gastos de vivienda, ante lo que los funcionarios “se horrorizan”. Luego aclaró que la propuesta es la de una “recomposición paulatina” hasta llegar a cubrir ese número. También explicó que esta situación para los jubilados “viene mal históricamente, no quiere decir que por generación espontánea los jubilados ahora están mal, pero hay que ver cómo resolver este problema”.

Finalmente, señaló que aún no está clara la aplicación y la forma en que se va a pagar este bono de mil pesos, pero que en cualquier caso la exigencia es que se incorpore al haber: “aunque se pague por única vez si no se incorpora al haber no tiene efectos sobre la aplicación de la ley de movilidad”.

Y concluyó: “El gobierno comete una vez más una ilegalidad, como los anteriores, da una dádiva, sigue la situación estructural de déficit en términos alimentarios, de provisión de medicamentos, de tener un hábitat como la gente por parte de los jubilados, va a seguir y crecer el reclamo social… No se contempla al jubilado como integrante de esta sociedad ni como sujeto de consumo. Se siguen empleando los criterios de la mano de obra extensiva del fordismo… más allá de que la biología le permita vivir 20 o 30 años más un tipo queda descartado socialmente a los 65 años. Rifle sanitario y le damos un poquito para seguir manteniéndolo. Realmente es una política repetida en Argentina. Y se tienen que hacer cargo el presidente y los funcionarios”.

 

Comentarios

comments