Argentina - Domingo 28 de Mayo de 2017 07:20 PM
Home

Estrés: Cómo evitarlo

estres 21 abril, 2016 - 5:36 pm

El estrés es una respuesta del organismo, frente a las adaptaciones y ajustes que tiene que tenemos que hacer frente a distintos acontecimientos. La sobrecarga laboral, el fumar, la ingesta excesiva de alcohol, la falta de ejercicio y una dieta pobre, se encuentran entre los principales factores. Sus consecuencias se pueden reflejar en el cuerpo físico por medio de gripes recurrentes, gastritis, alergias, aumento de la presión sanguínea, dolores de estómago y cabeza, dificultades para dormir, irritabilidad y fatiga, o por medio del cuerpo mental como aplanamiento emocional, sensación de imposibilidad de enfrentar situaciones y despersonalización de la realidad.

La Licenciada María Gabriela Fernandez Ortega (MN 17735), Especialista en estrés, ansiedad y emociones en el Instituto Sincronía, explica que una de las claves está en la percepción del individuo ya sea sobre si mismo como sobre su alrededor porque “el estímulo estresante puede provenir del propio individuo como en el caso de una enfermedad, dolor crónico, etc. Afecta a los niños también ya que éstos pueden sentir los efectos del estrés debido a sentir muy alta la exigencia escolar, perturbarlos el fracasar en los exámenes, la sobrecarga horaria, etc. También ocurre el caso de personalidades que desarrollan una respuesta de agotamiento frente al estrés. Estas son personas que se siente impulsadas a hacer más y más en menos tiempo y manifiestan un impulso agresivo para hacer las cosas bien, tiene un alto nivel de competitividad y hostilidad hacia el entorno”

Frente a estos síntomas, Fernandez Ortega, propone:

.Evitar el pensamiento todo-nada, blanco-negro.

.Centrarse en el momento presente y en la necesidad propia, sin dejarse atrapar por las demandas.

.Priorizar, ubicándose en una línea temporal y teniendo en cuenta los recursos.

.Preguntarse al pensar: ¿me corresponde, es mi rol?, ¿quiero, es mi deseo?, ¿puedo, tengo recursos para afrontar?

.Poner límites.

.Elegir dentro del abanico de opciones que cada uno tenga.

.Salir del modo automático “no me queda otra”.

.Hacer actividad física.

.Llevar alguna práctica religiosa o espiritual.

.Participar lo más activamente que pueda de actividades comunitarias.

.Realizar alguna actividad placentera o hobbie.

.No aislarse.

“Realmente tratar de desarrollarse en paz en un contexto que hostiliza es una ardua tarea. Por lo tanto, la salida hasta ahora parece ser algo llamado resiliencia, es decir ampliar la capacidad para tolerar en estrés; ya que debemos aprender a adaptarnos, sin enfermar, a estos factores que se desarrollan y ejercen presión, y desde allí desarrollar opciones para ejercer un cambio de expectativas acordes a esta nueva realidad”, afirmó.

Comentarios

comments

Etiquetas: