Argentina - Miercoles 26 de Julio de 2017 11:37 AM
Home

El fenómeno indescifrable que domina el corazón

FileAccessHandler.ashx 29 junio, 2015 - 7:24 am

Fenómenos Pararnormales. El amor, un sentimiento mágico e indescifrable que va más allá de toda lógica. Desde la antigüedad hasta nuestros días es considerado un fenónemo que trasciende la razón. Los especialistas lo definen, lo clasifican y revelan qué nos pasa cuando él aparece.

 

Desde el comienzo de los tiempos se cree que la mayoría de los mortales desea tener esa má- gica brújula que orienta hacia el camino del amor. Según algunos textos, se trataría de la búsqueda de un tesoro en un ámbito intangible que alienta la propia vida. Hay quienes sostienen que el amor es un misterio en sí mismo, un enigma que va más allá de toda lógica y que, a pesar de ser un sentimiento muy fuerte, es probable que nadie sea capaz de descifrarlo, de explicar con palabras lo que hay detrás de esa emoción incomparable.

Muchas veces se ha hecho referencia al embrujo que une a los enamorados, ese encantamiento que persiste a través de los tiempos con diversas formas que a su vez lo hacen insondable. Por esa razón trataremos de abordar el tema a través de algunas miradas cientí- ficas y filosóficas. Quizás a partir de esos parámetros se pueda llegar comprender con mayor claridad qué nos pasa en el cuerpo, en la mente y en el corazón cuando él aparece.

Pero se dice que el amor no ha sido siempre el mismo, que no hay una única fórmula, y mientras la neurociencia intenta revelar sus postulados, la propia historia del ser humano explica que las costumbres, la cultura y el tiempo lo han matizado y han hecho que varíe según se nos presenta. En principio, la noción cristiana se refiere más bien al ámbito de la gracia divina; su modelo es plenitud y perfección del amor de Dios hacia los hombres. Para Platón no es otra cosa que una ascención hacia la belleza, un sentimiento idealizado en el que se abstrae el elemento sexual y que muchas veces se caracteriza por ser irrealizable (ver tema aparte). Sin embargo, no serían estas las únicas fórmulas, dado que el amor puede presentarse en innumerables variantes: desde los que se denominan “flor de un día” hasta aquellos que perduran en el tiempo y los que se consideran eternos e incondicionales.

La palabra autorizada

El fenómeno que domina el corazón, y que ciertamente atraviesa los límites del intelecto, genera algunas dudas. Hay quienes se preguntan si un sentimiento tan profundo como este puede explicarse racionalmente.

Para la psicología, el amor es un fenómeno de la conciencia, pero no habría forma de repetirlo experimentalmente. La licenciada Laura Cardellini sostiene que todos los seres humanos, en mayor o menor grado, experimentamos ese sentimiento y, a través de la definición de la neurociencia, nos explica qué sucede dentro de nosotros cuando nos enamoramos: un cerebro enamorado es un estado de locura, esto es, un plano similar, aunque no exactamente esa patología.

Se refiere además a las dos dimensiones del amor: la espiritual y la corporal, y recuerda el mito del alma gemela creado por Platón en su libro “El banquete”, donde intenta definir qué es el amor. A partir de allí surge la idea de que los humanos, individuales, tenemos que compartir nuestra alma con otro ser.

Al consultarla acerca de los distintos tipos de amor puntualizó las tres diferencias que señalaban los filósofos griegos Filia, Agape y Eros: el amor filial, fraternal; el amor universal, el amor de Dios a los hombres; y el amor corporal.

A primera vista

Es la creencia o fantasía según la cual alguien aparecerá en un momento para enamorarnos. Este mito violenta la existencia del tiempo. Según él, no es necesario mirar ni ser mirado, conocer ni ser conocido, aceptar ni ser aceptado. Todos ocurre en el momento, sin procesos, sin transcursos: simplemente es magia. Se produce entonces uno de los costados paranormales del fenómeno: las promesas se cumplirán antes de ser prometidas, el cielo amanecerá sin haber anochecido, la primavera no necesariamente sucederá al invierno. Este es un amor sin tiempo y sin espacio.

Evita el estrés

Diversos estudios han demostrado que las personas enamoradas con una vida de pareja estable tienden a ser más saludables y felices, tienen menores niveles de estrés y una mejor respuesta del sistema inmune. Por otra parte, quienes mantienen una relación conflictiva suelen tener más problemas para cicatrizar cortes y heridas

El mito de Eros

Según la mitología griega, Eros es el dios del amor. En un principio se consideraba nacido a la par de Gea y de Caos. También se piensa que nació del Huevo Original engendrado por la Noche, cuyas dos mitades al romperse formaron el cielo y la tierra respectivamente. Otras versiones que insistían en verlo como un dios menor y que le quitaban el simbolismo de cohesión interna del cosmos apuntaban que Eros era un genio intermediario entre los hombres y los dioses, y que había nacido de Poros (el Recurso) y Penía (la Pobreza). Se caracteriza por ser una fuerza inquieta e insatisfecha. La tradición más aceptada y difundida establecía que era hijo de Afrodita (diosa del amor) y de Hermes (mensajero de los dioses). Gracias a los poetas clásicos, Eros adqurió su fisonomía más conocida: la de un niño alado que se divierte llevando el desasosiego a los corazones.

Comentarios

comments