Argentina - Sábado 23 de Septiembre de 2017 09:59 AM
Home

Alejandro Grandinetti: “El Gobierno se dio cuenta de que somos el tercer exportador de cocaína del mundo”

Screen Shot 2016-10-25 at 8.14.14 p.m. 25 octubre, 2016 - 9:13 pm

Alejandro Grandinetti, diputado del Frente Renovador, reiteró en diálogo con Mauro Viale que nuestro país se han transformado en los últimos años en el tercer exportador de cocaína a nivel mundial. Más allá de los tres productores históricos de coca del mundo (Bolivia, Colombia y Perú), alertó acerca del peligro que implica que Argentina haya pasado de ser simplemente un país de tránsito a ser un gran productor y exportador de la droga.

“Cuando nosotros empezamos a discutir en el Parlamento el tema de los precursores químicos lo que estábamos discutiendo era hasta dónde estamos dispuestos a romper esa lógica de producción de cocaína”, explicó el diputado. Y agregó que otros elementos de preocupación son la admisión del “coqueo” en el norte argentino como “hecho cultural” y la “cooptación” de las fuerzas que deben reprimir el narconegocio por las organizaciones criminales. “Estamos en una situación muy mala”, agregó.

Luego confirmó que le transmitió a la ministra de Seguridad su planteo acerca de Argentina como tercer exportador de cocaína del mundo: “Creo que a partir de ahora también se dio cuenta el Gobierno de que somos el tercer exportador de cocaína del mundo. Esa información incluso la discutimos con Patricia Bullrich cuando estábamos en Naciones Unidas”. A continuación explicó que la última Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas (UNGASS, por sus siglas en inglés) de la que participó se discutió el cambio de paradigma a nivel mundial acerca del narcotráfico, dejando atrás la concepción de “guerra a las drogas” que rigió “durante los últimos 8 años”.

En esa reunión de la UNGASS se discutió también la diferencia entre las políticas acerca del tráfico y consumo en los países desarrollados y en los que no. En los primeros, el objetivo central de la intervención estatal tiene que ver con la estrategia de “minimizar los daños” de los consumidores problemáticos, considerando a la droga sólo como un problema sanitario, mientras que el enfoque en nuestros países debe ser muy diferente, ante una situación “donde se arraigan bandas y donde la producción y comercialización de drogas es una salida laboral, como en los países en vías de desarrollo, con urbes de millones de habitantes en las que el Estado se ha retirado y esos lugares han sido cooptados por las propias organizaciones de tráfico”.

En lo que hace a la experiencia de legalización de la venta de marihuana en Uruguay, consideró que “es un laboratorio” respecto del que “todavía no se sabe en qué puede llegar a terminar”: “Es un paradigma extraño porque lo que tenés que hacer es inscribirte y va a haber una marihuana legal y una “negra”, como en el mercado cambiario”, agregó.

Finalmente, explicó que en el Congreso actualmente se está discutiendo la particularidad del uso médico del aceite de cannabis, espercialmente para el tratamiento de casos particulares de epilepsia: “Es muy importante lo que nos decían científicos argentinos, que nos explicaban que lo que hace el aceite de una variedad de cantables es bajarte la electricidad, las conexiones eléctricas que tenés entre las neuronas, por eso podría ser positivo para tratar la repetición de episodios epilépticos. Eso está en debate a nivel mundial, en Canadá ya se experimentó”.

“Yo tengo para mi que la marihuana es algo que hace daño, esto de que es algo verde, que es menos grave que el cigarrillo, no me parece. Hoy con la manipulación genética, el THC es 5 veces más que lo que es el producto natural común, es como la soja transgénica”, concluyó el diputado.

Comentarios

comments