Argentina - Domingo 22 de Enero de 2017 02:51 AM
Home

Uno de los tuiteros detenidos por amenazar a Macri sigue preso en Ezeiza

Tweet 2 18 septiembre, 2016 - 5:57 pm

El pasado 30 de agosto fueron detenidos dos jóvenes argentinos de 21 años por amenazas proferidas contra el presidente Mauricio Macri desde la cuenta de Twitter @HassanAbuJaaf. El operativo llevado adelante por agentes de la AFI, de la división Cibercrimen de la Metropolitana y Ciberterrorismo de la Policía Federal detuvo en su domicilio de Chacarita a Miguel de Paola y a su sobrino Walter Joel Ovejero y les secuestró computadoras y teléfonos celulares. Ovejero fue libertado luego de ser indagado, aunque continúa procesado, pero De Paola continúa detenido en la cárcel de Ezeiza, luego de que la jueza Servini de Cubría denegara el pedido de excarcelación.

Tweet 1La investigación comenzó luego de que desde la cuesta de Twitter @HassanAbuJaaf se publicaran amenazas bajo los hashtags #PrayForArgentina y #AllahuAkbar, anticipando posibles ataques contra sitios públicos como el Shopping Abasto, algunas líneas de subte e incluso la misma Casa Rosada. En uno de los tweets que consiguió más viralización mostraban explosivos y ponían en árabe “Nos vemos pronto”, arrobando a la cuenta del presidente Macri, lo que motivó la intervención del juzgado Juzgado Criminal y Correccional Federal 1, a cargo de la jueza María Romilda Servini de Cubría.

La magistrada decidió plantear la causa por amenazas, pero considerando como agravante el artículo 41 de la cuestionada Ley Antiterrorista, que establece una duplicación de pena para casos en los que “alguno de los delitos previstos en este Código hubiere sido cometido con la finalidad de aterrorizar a la población u obligar a las autoridades públicas nacionales o gobiernos extranjeros o agentes de una organización internacional a realizar un acto o abstenerse de hacerlo”. De este modo, el delito de “intimidación pública” puede implicar penas de entre 6 y 14 años, al ser agravada por la ley Antiterrorista.

Luego de ser indagado, Ovejero fue dejado en libertad, ya que la juez consideró que no participó directamente de las amenazas. De Paola, por su parte, reconoció total responsabilidad por las acciones, pero las explicó como un chiste en busca de ganar seguidores en la red social, al tiempo que se disculpó reiteradamente con el Presidente Macri. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich defendió el proceder y alertó: “A quienes usan las redes sociales para amedrentar, los iremos a buscar uno por uno”.

La familia plantea que el hecho no es más que “una burrada de dos muchachos que no pueden ser sospechados de terroristas”, la madre de De Paola, Nora Donda, sostuvo que se trata sólo de “dos boludos” aburridos y el mismo jefe de la División Cibercrimen de la Policía Metropolitana, Carlos Rojas, consideró que “en principio son dos muchachos aburridos y que no sabían qué hacer y querían generar algún tipo de caos”. Sin embargo, la jueza Servini de Cubría decidió no conceder el pedido de excarcelación para De Paola, por lo que el joven permanece detenido hace más de 45 días en la cárcel de Ezeiza.

Para justificar esta decisión la jueza argumentó: “Estamos ante un joven universitario, de inteligente vivaz, muy conocedor de las redes sociales y de la conflictiva situación mundial, que juega mucho a juegos de armas y de guerra tales como Call of Duty, Battlefield y GTA 5 y está muy informado con lo que sucede en el mucho con guerras y los conflictos del estado islámico y con lo que se puede ver en la televisión y en páginas de diarios o por Facebook”.

El fallo concluye: “Por eso considero que su empleo difundiendo imágenes vinculadas a dichas acciones junto con textos en caracteres árabes asociándolos con nuestra ciudad, no puede ser de ningún modo soslayada como una simple gracia”.

 

Pedro Perucca

 

Comentarios

comments