La titular de la cartera de Seguridad apeló a las estadísticas para sostener su afirmación, pero admitió que hay un dato llamativo.

“Aunque suene extraño, los secuestros bajaron un 27% en la provincia de Buenos Aires respecto del 2015, pero aumentaron un 25% en la Ciudad de Buenos Aires”, concedió.

Asimismo apuntó que en el distrito porteño la problemática se registra principalmente en puntos de Villa Urquiza, Coghland y Belgrano, específicamente en zonas “cercanas a la General Paz, que ofrece una vía de escape rápida” para los delincuentes.

Con respecto a las medidas que se tomaron para ponerle freno a esta modalidad delictiva, Bullrich señaló: “Tenemos brigadas antisecuestro en la calle y registramos un alto grado de detección de las bandas”.