Argentina - Miercoles 18 de Enero de 2017 07:17 PM
Home

¿Más gremios es igual a mayor conflictividad o a seguridad sindical?

centrales obreras 28 septiembre, 2015 - 11:38 am

Desde 2003, se crearon 6 millones de puestos de trabajo, un dato que a menudo es blandido como una bandera por la administración kirchnerista en su justo derecho. Sin embargo el hecho colateral y pocas veces destacado es que en Argentina se fundaron 650 nuevos sindicatos desde ese año que se dividen en las cinco fragmentadas centrales obreras (Las tres CGT y las dos CTA). Se trata de un promedio de 60 nuevos gremios por año.

De la totalidad de sindicatos, la mitad no tiene personería jurídica y no pueden homologar acuerdos legalmente. (Imagen de La Nación)

De la totalidad de sindicatos, la mitad no tiene personería jurídica y no pueden homologar acuerdos legalmente. (Imagen de La Nación).

El impresionante número, sumado a los históricos sindicatos de mayor o menor envergadura, haría temblar hasta a cualquier especialista en derecho laboral ‘convidado’ por un eventual presidente a ocupar el Ministerio de Trabajo, por el alto nivel de conflictividad sindical con el que debería lidiar.

A la creación de nuevos tipos de empleos como “los telemarketers” por citar un ejemplo, su suman otros 2 motivos para el renovado ‘alba’ gremial que se vive por estos días en nuestro territorio nacional. Ellos son la revitalización de las paritarias en primer término. En segundo, los eternos cuestionamientos sobre el modelo tradicional de los vulgarmente llamados ‘Unicatos’ o ‘Burocracia Sindical’ que poco o nada permiten la renovación de autoridades con dirigentes que agarran ‘ la manija’ y no la sueltan en algunos casos hasta el mismísimo cadalso (podríamos citar por ejemplo al histórico Oscar Lescano en ‘Luz y Fuerza’, al legendario Lorenzo Miguel en la ‘ UOM’ o a Jorge Triaca en el sindicato del plástico).

**********

El diario La Nación publicó hoy al respecto que: “los sindicalistas huelen una crisis. Tal vez por eso, gremialistas de jerarquía de las tres vertientes de la CGT apuran desde hace semanas las negociaciones para reunificar la central obrera. A los tres sectores los amontonan preocupaciones comunes: proyectan en el corto plazo un escenario de ajustes, devaluación, suba de tarifas y caída del empleo”.

“los presidenciables deberán tener en cuenta las internas que surcan hoy al atomizado mapa sindical. No está claro aún qué podría suceder con el modelo vigente, cuya ley, la 23.551 (de asociaciones sindicales), fue cuestionada de manera parcial por la Corte Suprema”.

Tres fallos del máximo tribunal ponen fin a los privilegios de los gremios con personería y equipara derechos con los meramente inscriptos. La diferencia entre unos y otros es gigantesca: los gremios con simple inscripción no poseen la representación colectiva, por lo que no están habilitados a negociar la paritaria ni a retener automáticamente de los salarios el dinero de la cuota sindical. Es decir, no cuentan con el monopolio ni con la caja, como sí los tienen los gremios con personería, mayoritariamente enrolados en el sindicalismo peronista que encarna la CGT.

La decisión de la Corte abrió una batalla subterránea entre las tres CGT y las dos CTA por el encuadramiento y la representación de los trabajadores. En caso de tomarse las observaciones del tribunal, por lo que presionan las dos CTA, el mapa sindical podría sufrir modificaciones. Y abriría, además, conflictos focalizados como el de la UTA y los metrodelegados por la representación en el subte.

De los aspirantes a la Casa Rosada, Scioli fue el único que dio algún indicio sobre su postura respecto del modelo: mantendría todo tal como está, según lo prometió en el lanzamiento de la “mesa sindical” que respalda su candidatura. Así, Scioli les asegura a los gremialistas peronistas blindar la millonaria caja que proviene de la salud y conservar el monopolio de los sindicatos con personería por sobre los meramente inscriptos. El gobernador bonaerense, sin embargo, calló esta promesa en su encuentro con Pablo Micheli, de la CTA opositora.

Macri y Massa tampoco arriesgarían a enfrentarse a los gremios peronistas, aunque dieron señales de querer transparentar la vida interna de los gremios con alguna modificación de la reglamentación.

Comentarios

comments