El ex titular de la Dirección General de Fabricaciones Militares (DGFM) Santiago Rodríguez, y su pareja y ex funcionaria de ese organismo, Bárbara María Grané, fueron imputados por presunta defraudación a la administración pública en gastos “exorbitantes e innecesarios“. Según fuentes judiciales, el fiscal federal Eduardo Taiano imputó a Rodríguez y a Grané, quien estaba a cargo del área de comunicación, y abrió formalmente una investigación. Asimismo, le solicitó al juez Julián Ercolini las primeras medidas de prueba.

La causa es por distintos gastos que entre 2011 y 2015 se hicieron en Fabricaciones Militares. A instancias de esas publicaciones el fiscal Guillermo Marijuán inició una investigación preliminar y presentó la denuncia.

Los gastos

Entre los gastos están la compra de un drone por 88.500 pesos; el alquiler de un perro por seis mil pesos para una publicidad sobre nuevos radares; un millón de pesos en cámaras de video, de fotos, lentes y distintos sistemas tecnológicos; los pagos por derecho de autor de dos canciones (88.100 por “Porque yo te amo” de Sandro, y 22.900 por “Radar” de Drago Alem y Schaff Heber) para publicidades.