Argentina - Viernes 26 de Mayo de 2017 12:02 PM
Home

Diez años sin Julio López: con marchas y actividades, se mantiene viva la memoria

dónde está 18 septiembre, 2016 - 11:46 am

Con marchas y numerosas actividades Jorge Julio López es recordado al cumplirse una década de su segunda desaparición. El albañil que se convirtió en testigo clave para condenar a ex represores de la última dictadura cívico-militar, el rumbo de la causa judicial iniciada para encontrar al albañil es tan incierto como su paradero.

La fiscalía que investiga la desaparición de López cotejó hasta el momento más de cinco millones de registros telefónicos, comparó el ADN de 98 cuerpos NN hallados entre el 2006 y el 2015, pero hasta el momento no logró saber qué pasó con el albañil el 18 de septiembre de 2006 y la causa no tiene imputados.

En este panorama de absoluto desconocimiento, organizaciones de derechos humanos, agrupaciones sociales y estudiantiles, sindicatos y partidos de izquierda se movilizarán entre las 14 y 16.30 en distintos puntos del país, para reiterar el reclamo por la aparición de Jorge Julio López.

“A 10 años de la segunda desaparición de López”, es el lema de la movilización prevista para el próximo domingo a las 16.30, convocada por organizaciones de derechos humanos, sociales, movimientos estudiantiles y gremiales, como el Suteba La Plata.

López, albañil y militante peronista, había realizado durante el juicio varios reconocimientos oculares en los centros donde estuvo detenido, como la comisaría quinta de La Plata y el Pozo de Arana, donde su profesión de albañil le permitió identificar fehacientemente sus lugares de cautiverio, aún cuando algunos de ellos habían sufrido remodelaciones.

Aquella mañana del 18 de septiembre de 2006, sobrevivientes de la última dictadura esperaron por horas que el hombre se presentara a presenciar los alegatos, pero López nunca llegó y hasta hoy se ignora dónde está.

Tras la alarma de familiares y organismos de derechos humanos por el paradero de López, el entonces ministro del Interior, Aníbal Fernández, aseguró que el gobierno nacional no descartaba “ninguna hipótesis” sobre la desaparición de Julio López, y la administración bonaerense, encabezada por Felipe Solá, impuso una recompensa de 200.000 pesos para conocer datos sobre su paradero.

Además, a la búsqueda que lideró el ministerio de Seguridad provincial a cargo entonces de León Arslanian, se sumó la distribución de la foto del albañil desaparecido en todos los medios de transporte público y privado, en comercios, estaciones de servicio, en los vehículos oficiales de la provincia y los municipios y en las escuelas.

Ya desde los primeros días y ante la ausencia de noticias sobre el testigo, se sucedieron las marchas en La Plata y en diferentes puntos del país reclamando por su aparición.

Comentarios

comments