Argentina - Lunes 23 de Enero de 2017 09:34 AM
Home

Cristina negó las acusaciones en su contra y pidió una auditoria sobre la obra pública

cristina Kirchner 4 julio, 2016 - 1:17 am

“Hubo un ajuste brutal e innecesario en el que, además, se desfinanció al Estado”, dijo la ex presidenta en la primera entrevista que da tras el mandato cumplido. “No quiero que le vaya mal al Gobierno”, aseguró.

Entrevistada en el canal C5N, de Cristobal López, la ex mandataria se refirió a la actual situación económica del país: “Siempre es díficil hablar de las políticas de gobierno que sucedieron a uno”, aclaró Cristina Fernández de Kirchner antes de arrancar su crítica a la gestión de Mauricio Macri.

“La situación de la sociedad es producto de las políticas que se vienen implementando”, indicó y agregó: “Hubo un ajuste brutal e innecesario en el que, además, se desfinanció al Estado”. “Esto lo paga la sociedad, tampoco vamos a hacer un inventario de pobres, pero ha bajado la calidad de vida de los argentinos, es notorio. Es impactante, es una pena”, manifestó la ex presidenta.

“No quiero que le vaya mal al Gobierno, porque no quiero que le vaya mal a la gente”, aseguró y agregó: “No es una cuestión de malos y buenos, es una cuestión de ideología”. Fernández también habló sobre la oposición: “Hay un rol que tiene que cumplir la oposición”, consideró. “Este gobierno tiene que cumplir los 4 años, la oposición no tiene que obstruir como nos hicieron a nosotros”, detalló. “Creo que están faltando ideas -continuó en referencia a la oposición- que sean alternativas y que puedan persuadir a la sociedad y al gobierno que el rumbo no es el acertado”.

A la vez, desmintió que su vuelta a Buenos Aires tenga que ver con una citación del juez federal Claudio Bonadio, el juez que tiene a su cargo la causa “dólar futuro”. “No vine por Bonadio. Vine porque tengo vida personal, vine porque tengo una hija que vive en Buenos Aires y que cumple años el miércoles. También tengo una nieta”. Además, contó que su visita tiene que ver con “tener una impresión de primerísima mano de lo social, me gusta hablar con la gente”.

Sobre sus primeras impresiones dijo: “Vi a la gente a la gente triste”, dijo. “Hay una percepción de que las cosas no están bien. “Me pone triste. Hicimos mucho en estos doce años y medio. No pensé que el deterioro fuera tan rápido. Creo que el gobierno debería replantearse las cosas. Es la reflexión que me cabe después de ocho años de conducir el país, creo que es una pena”.

También habló de las causas judiciales en su contra: “Yo no siento que soy perseguida: yo soy perseguida. Es claro y evidente. No es una sensación térmica”. “Debo ser el único caso en el que una persona es investigada por dos jueces por lo mismo”.

Sin embargo, para desprenderse del escándalo político provocado por las detenciones del empresario Lázaro Báez y el funcionario José López por lavado de dinero, la ex mandataria propuso: “Quisiera una auditoría profunda sobre la obra pública durante nuestro gobierno”.

“Lo de López fue una trompada en el estómago”, graficó sobre la sensación que tuvo al conocer la noticia de la detención del ex secretario de Obras Públicas.

Cuando el conductor de Economía Política le preguntó si creía que podía ir presa, Fernández dijo: “Ir presa es parte de los riesgos que uno toma cuando decide en favor de la gente”. “Haber decidido recuperar las AFJP, YPF, el poder adquisitivo, los DDHH, sé que todo tiene un precio”, dijo en relación a esos riesgos. “De La Rúa terminó con 30 muertos en la Plaza y no tuvo problemas, ahí anda”, comparó.

“Lo que hay que hacer es una auditoría a ver si realmente hubo sobreprecio y las cosas que dicen”, reiteró, aunque solicitó que el informe sea preparado por entidades no estatales: “¿Cómo va el gobierno de Macri a tomar una auditoría si los contratistas son amigos de ellos?

Cristina además se refirió a las denuncias de Los Sauces y Hotesur realizada por la diputada Margarita Stolbizer: “¿Alguien puede pensar que en un monto de obra pública multimillonario se van a hacer maniobras de corrupción a través del alquiler de uno, dos o tres inmuebles? Son cifras irrisorias”, manifestó para desligarse de las acusaciones por corrupción y lavado de dinero.

“Estamos hablando de un plan de obra pública de miles de millones de dólares, ejecutados en parte de forma centralizada por el gobierno nacional y otra parte, no menos importante, por gobiernos provinciales y por intendentes. Actuar con tanta liviandad y pensar que alguien, a partir de un contrato de un inmueble, puede recibir beneficios por sobreprecios obra pública… o no entiende nada o realmente tiene una mala fe muy grande”, dijo.

Sobre los empresarios que alquilaron las habitaciones de los hoteles de la familia Kirchner, la ex jefa de Estado remarcó: “Son sólo dos contratistas que ni siquiera eran los más importantes”. “Nunca le alquilé habitaciones a nadie. Lo que yo alquilo son inmuebles”, argumentó para desmentir que haya cobrado retornos de la obra pública.

La ironía no faltó en la justificación de Fernández de Kirchner: “Sería el único caso en la historia con el cual alguien alquila sus propios inmuebles”. “Sería un caso de corrupción muy particular, único en la historia, digno de ser insertado en los libros de historia”, agregó.

Comentarios

comments