Argentina - Jueves 25 de Mayo de 2017 07:15 PM
Home

Con el apoyo de militantes, Bonafini resiste la orden judicial de arresto

hebe3 5 agosto, 2016 - 6:18 am

En una jornada más que candente y declarada en “rebeldía”, la titular de las Madres de Plaza de Mayo desató ayer un escándalo judicial al negarse a ser indagada en el marco de la causa Sueños Compartidos, donde está imputada por una supuesta defraudación al Estado. “Lo de hoy fue muy fuerte”, dijo al referirse a la militancia que la acompañó.

Todo comenzó cuando Hebe de Bonafini faltó a la indagatoria a la que había sido citada y el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi ordenó su captura.

La audiencia a la que debía presentarse estaba prevista para las 10. La causa en la que se la citó investiga presuntos desvíos millonarios en un plan destinado a construir viviendas sociales. Era la segunda vez que Bonafini era convocada; ahora, bajo apercibimiento de que si no se presentaba la declararían rebelde y la llevarían a los tribunales con la fuerza pública.

Desde temprano estaba claro que ella no iba a ir. A las 9, hizo llegar al juzgado una carta dirigida a Martínez de Giorgi muy crítica de la Justicia. Ella sabía que eso no alcanzaba. La ley dice que quien es llamado a indagatoria debe ir en persona a los tribunales, aunque elija no declarar. El primer discurso de Bonafini del día fue en la sede de la Asociación Madres de Plaza de Mayo.

Martínez de Giorgi le dio tiempo hasta las 13.30, la hora a la que cierran los juzgados federales. Fue entonces cuando la declaró “rebelde”, ordenó su captura y dispuso que le prohibieran cualquier intento de salida del país.

Según La Nación, el objetivo de la detención es poder indagarla. Pero eso no implica que después de ver al juez vaya a ser liberada, según adelantó el propio magistrado. “Voy a evaluar qué va a pasar con su situación en cuanto a la libertad después de la indagatoria”, dijo ayer Martínez de Giorgi. En la Argentina no está contemplado el juicio en ausencia; por eso, con un acusado en rebeldía se frena la causa en su contra.

En este caso, Bonafini no es la acusada principal del presunto desvío de fondos. La causa lleva más de cuatro años y en junio pasado fue la primera citación en su contra. Lo que se investiga en el expediente es el presunto desvío de al menos 206 millones de pesos que debían destinarse a viviendas sociales en el marco del proyecto Sueños Compartidos, asignado a la Fundación Madres de Plaza de Mayo. Los principales acusados son los hermanos Sergio y Pablo Schoklender, que fueron apoderados de la Fundación y tuvieron un rol clave en el manejo del dinero que pasó por las Madres gracias al vínculo de confianza que habían forjado con Hebe de Bonafini.

Comentarios

comments