Argentina - Viernes 28 de Julio de 2017 03:45 PM
Home

Charlas, consuelo a un bebé y quejas, ¿cómo fue el viaje de regreso de CFK?

cristina 22 abril, 2016 - 11:17 am

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner regresó anoche a su casa de Río Gallegos en un vuelo de Aerolíneas Argentinas, tras una breve estadía en Buenos Aires para presentarse en Comodoro Py por la causa de dólar futuro. Una periodista de Télam abordó el mismo avión y relató el viaje también marcado por la grieta.

Cristina llegó a Aeroparque escoltada por cientos de militantes para tomar el vuelo de las 22, rumbo a Santa Cruz. Estaba vestida con un elegante vestido al cuerpo, botas, una campera de hilo blanca y un tapado negro, fue la primera en ingresar junto con sus custodios y sus secretarios privados, y se sentó en el asiento 3F; la primera fila de clase turista, junto a la ventana.

El avión no estaba completo, pero la presencia de la ex mandataria provocó murmullos y miradas entre todos los pasajeros. Según la periodista, “en casi todo el vuelo se respiró un clima de respeto -y en algunos casos, cierta indiferencia- con la ex presidenta”.

La ex mandataria no quiso responder preguntas de la cronista. En cambio, se dispuso a leer un libro hasta que se apagó la luz de la aeronave, como es habitual minutos después de despegar. CFK se puso cómoda en su asiento hasta que la azafata llegó con la cena: un sandwich de miga y un alfajor de chocolate.

Cristina conversó con sus custodios y, llegada la medianoche, cuando las luces volvieron a pagarse y volvía a relajarse, el llanto de un bebé volvió a despabilarla. Incluso no durmió en todo el viaje y conversó con su personal de custodia hasta que, “casi al final del vuelo, uno de ellos se levantó al baño y fue momento en que dos jóvenes -quienes habían intentado acercarse previamente con una bandera de La Cámpora sin extender- la abordaron, algo que fue aceptado por la ex mandataria, quien prendió la luz y permaneció largo rato conversando con ellas”, contó la periodista.

“La charla entre las jóvenes y la ex presidenta se extendió incluso luego de que el personal de a bordo anunciase el aterrizaje próximo a suceder y le pidiera a todos los pasajeros permanecer en sus lugares, por lo que una mujer, sentada en la quinta fila, llamó a la azafata y le reclamó por el ‘trato diferencial’ dado hacia quien ‘soportó como presidenta'”.

“Incluso pidió realizar una queja hacia la azafata e intentó involucrar a la periodista y la reportera gráfica de Télam que viajaban a bordo, al sugerir que sufrieron una situación de violencia por parte de la custodia que, en efecto, no sucedió”, detalló .

Antes de descender, Cristina “pidió a la mamá del bebé que lloró en reiteradas ocasiones durante el vuelo que se lo acercase, y fueron ellos los únicos que lograron sacarse una foto con la ex presidenta, luego de la resistencia del personal de custodia”.

Al salir del avión, Cristina saludó saludar a todo el personal a bordo y a alguna de las personas que viajaron con ella que, finalmente, se animaron y le pidieron fotos y autógrafos, a los que accedió sin problemas. En el aeropuerto la esperaban militantes, a quienes saludó brevemente y se dirigió a su casa de Río Gallegos.

Foto: Télam

Comentarios

comments