Argentina - Domingo 22 de Enero de 2017 12:47 AM
Home

Trata de personas: Solicitan indagar al presidente de Falabella

f 18 agosto, 2015 - 1:42 am

El fiscal federal Federico Delgado solicitó el llamado a indagatoria del presidente de Falabella en Argentina, Juan Luis Mingo Salazar, en el marco de una causa donde se investiga la trata de personas.

La causa se inició en el 2011 luego de una denuncia de uno de los trabajadores del taller clandestino situado en la calle Pergamino 1416 de Capital Federal, donde se secuestraron prendas con la marca de Falabella.

La investigación arrojó que los trabajadores rescatados, más de 20, vivían en condiciones infrahumanas, en lugares precarios, con sueldos que no excedían los 600 pesos mensuales y con horas trabajadas de lunes a viernes de 7 a 22:30 horas.

Por la causa, Delgado pidió que también sean procesados Ana Márquez Uzquiano, Calixto Vela Márquez, David Mamani Laura, Hyo Jin Hyoon y Mónica Jacinta Saban, quienes tenían a cargo el personal que trabajaba en dicho lugar donde realizó una inspección la Dirección de Fiscalización y Control y del Área de Higiene y Seguridad de la Dirección General de Protección del Trabajo del Gobierno porteño.

También intervino la Policía Federal y Unidad Fiscal de Asistencia en Secuestros Extorsivos y Trata de Personas (UFASE). Las pruebas recolectadas por la Justicia y que llevan al fiscal a pedir las indagatorias se basaron no sólo en lo secuestrado, sino también en la declaración de los trabajadores rescatados y en escuchas telefónicas ordenadas por el juzgado

Escucha testigo:
-Norberto: “Que haces David Mamani”,
-David: “Bien, acá laburando”,
-Norberto: “Yo estoy también estoy viendo si puedo llevar una operación de ochocientas camisas más de las que ya hiciste varias veces”,
-David. “Ah buenísimo.” (se remite ver fojas 357)
-Norberto: “¿Cuánto necesitas?”
-David: “No sé, para salvarme, por lo menos cinco lucas para deshacerme el fin de semana para darle a los chicos un vale viste.”

En su presentación Delgado señaló:

“Se encontraron etiquetas de la empresa Falabella y Basement Collection (marca que corresponde al grupo Falabella). En otras palabras, por la decisión de los representantes de esas empresas, que expresan la voluntad de las personas jurídicas precedentemente individualizadas, fluyó el trabajo esclavo que se objetivó en prendas ofrecidas a los consumidores”, indicó. “En este sentido, es en estos casos donde precisamente se da el choque entre la forma de producción de la que se nutre “Iyess”, “Odas” y “Falabella” con la ley penal, que no se desplaza por la intervención de una firma intermediaria sino que, al revés, se comprende por esa mediación”, finalizó.

Comentarios

comments