Argentina - Miercoles 18 de Enero de 2017 01:09 AM
Home

Sigue la investigación por la muerte de un trabajador en Lanús: su familia denuncia tortura policial

maxi-orellana 29 septiembre, 2016 - 8:35 pm

El día viernes 16 de septiembre a las 17 horas, Maximiliano Orellana, albañil de 36 años, fue a buscar a su hija al colegio, la dejó en su hogar y salió a buscar una puerta para la obra en la cual trabajaba. En el camino lo interceptaron dos policías por averiguación de antecedentes.

Según el testimonio de los vecinos presentes, Orellana explicó a los policías que iba a buscar una puerta. En ese momento los uniformados lo tiraron al piso, lo esposaron y lo trasladaron a la comisaria 5ª (cuya cúpula Grindetti cambió en abril de este año). Orellana fue trasladado esposado a la Unidad de Pronta Atención cerca de las 20 donde a los pocos minutos falleció. Testigos de la golpiza en la calle y de su ingreso al UPA se comunicaron con la familia para dar fe de los hechos.

Lo más probable es que, entonces, durante esas tres horas que estuvo desaparecido lo hayan torturado en la comisaría. De hecho la familia afirma que “lo habían reconocido vecinos ingresando golpeado a la comisaría. Lo habían encerrado en un calabozo, se habían ido todos los policías y luego se escucharon gritos, que deducimos que es cuando lo torturan. Según la policía Maxi llegó vivo al UPA y ahí le agarró un infarto. Es mentira, porque en el UPA nos dijeron que él llegó sin signos vitales.”

El 22 de este mismo mes, el intendente de Lanús Néstor Grindetti, el Secretario de Seguridad del municipio Diego Kravetz y el ministro de Seguridad Cristian Ritondo fueron abordados por los familiares de Maxi, quienes le reprocharon no haber condenado el hecho y ni siquiera haberlos llamado para darles las condolencias, a lo que los funcionarios atinaron a contestar que estaban esperando que la fiscalía investigue.

“A Maxi lo pararon por portación de rostro”. La definición la hizo un miembro de la familia de Maximiliano Orellana, un albañil de Lanús que el 16 de septiembre perdió la vida tras pasar por las tenebrosas manos de la Policía Bonaerense. “Sabemos por vecinos que hubo detenciones arbitrarias ese viernes. Capaz que querían levantarlo para armar una causa y limpiar otra cosa, porque viste que ellos arreglan con todo, con los transas y delincuentes de acá del barrio, eso lo sabe todo el mundo. Uno va armando las piezas y algo oscuro hay porque pegarle como lo hicieron, no se fundamenta con nada”, completó el familiar, consultado por el sitio El Roble.

“La segunda vez que marchamos, el viernes 23, se sumaron organizaciones políticas, fundaciones, nos acompañó muchísima gente y ahora el viernes vamos a marchar de vuelta. El ministro de Seguridad dijo que iba a vaciar la comisaría pero no pasó nada. Pero tampoco es que vacíen la comisaría y que manden a los policías a que maten otra persona en otra comisaría. Esa gente tiene que ser relevada de su cargo y juzgada, porque mataron por matar”, concluyó el familiar.

Comentarios

comments