Argentina - Lunes 23 de Enero de 2017 01:27 AM
Home

¿Mataron ‘por celos’ al luchador de kick boxing de una pequeña ciudad cordobesa?

James Craik geografía 2 19 enero, 2016 - 1:32 pm

Para la policía local, se trata del móvil que originó el homicidio. Gustavo Rendil tenía 20 años, hacía 2 que practicaba ese arte marcial y vivía desde hace más de una década vivía con su familia la localidad de James Craik, de 6 mil habitantes.

Falleció el sábado luego de tres operaciones, varios paros cardiorrespiratorios y de haber permanecido internado 6 días en delicado estado. El lunes 11 por la tarde según testigos, el joven de un 1,90 metros de altura y 90 kilos había sido sorprendido, al volver a su casa en el cruce de Buenos Aires y 9 de Julio, por dos atacantes de 18 y 17 años que luego fueron identificados y detenidos, aunque sólo el de 18 años permanece arrestado.

El lugar donde fue atacado Rendil a metros de su casa.

El lugar donde fue atacado Rendil a metros de su casa.

El más joven de ellos lo golpeó con un palo en la cabeza y desde atrás dejándolo indefenso tras caer al piso y el mayor, conocido en la zona como “el hormiga”, aprovechó la oportunidad para luego de haberle provocado varios cortes en sus brazos con un cuchillo, asestarle al menos dos puñaladas, que le perforaron los intestinos a Gustavo.

Oscar Rendil, papá de la víctima narró antes del fallecimiento que “El lunes estaba trabajando, no estaba cuando lo atacaron a Gustavo y el encargado de la fábrica donde trabajo me avisó que lo habían apuñalado. Cuando llegué, mi esposa estaba con mi hijo en el hospital de James Craik. Me subí a la ambulancia y juntos nos vinimos a la clínica de Villa María, mientras mi mujer fue a la comisaría a hacer la denuncia y no se la quisieron tomar. Tiene cortes en el brazo, el cuello y cuatro perforaciones en el intestino. Está con respirador artificial. Hay vecinos que vieron todo”.

El papé de Gustavo, detalló que uno de los homicidas de su hijo "es vecino".

El papá de Gustavo, detalló que uno de los homicidas de su hijo “es vecino”.

Gustavo se ganaba la vida como albañil, era muy conocido en la pequeña localidad y en el ámbito del kick boxing lo llamaban “El Asesino de James Craik” por su récord de 18 victorias, 2 empates y 2 derrotas. Su instructor y entrenador dijo a Clarín que “era un pibe buenísimo y laburador. Su familia es muy trabajadora. En cada pelea te mataba, dejaba todo para ganar y sólo perdió dos veces”. Sin embargo Ariel Vigliocco lamentó “mirá cómo terminó ‘El Asesino’, asesinado” y lo despidió “te retiraste como un campeón”.

Gustavo Rendil en ocasión de uno de sus triunfos deportivos.

Gustavo Rendil en ocasión de uno de sus triunfos deportivos.

Comentarios

comments