Argentina - Jueves 19 de Enero de 2017 03:32 AM
Home

Habló el capitán de los rugbiers detenidos en Brasil: “Estamos desesperados”

rugbyy 21 marzo, 2016 - 12:36 pm

Matías Tapia Gomez del Club Los Cedros envió una carta en la que pide volver junto a sus seis compañeros cuanto antes a la Argentina. Están acusados de golpear salvajemente a un policía en Río de Janeiro.

Él y otros 6 jóvenes se encuentran detenidos en una cárcel de máxima seguridad por ser los supuestos responsables de “lesiones graves” contra un hombre en una pelea en un bar. Deben esperar la decisión del juez Marcello Baptista que es quien debe decir si se les otorga el beneficio de la excarcelación.

Aquí, la carta completa:

No es mi intención hablar de la causa porque ya tendríamos que estar todos libres y algunos posiblemente ya de regreso en Buenos Aires. Eso lo sabemos nosotros, la gente que nos quiere y los abogados. Algo que también sabemos por las personas que nos representan legalmente acá, es que si esto le hubiera ocurrido a personas locales, solo hubiera sido una demora de horas en la comisaría. Pero acá estamos los siete involucrados y cuatro están en una cárcel que ya los medios mostraron cómo es.

Entendemos que los medios quieren nuestros testimonios pero el miedo que tenemos quién lo entiende. No estamos preparados para salir a hablar porque nadie te prepara para todo esto. Nos sentimos indefensos, creemos que nuestra seguridad está comprometida y hay muchas cosas que sólo nosotros sentimos y vivimos. Ni siquiera los más allegados entienden lo que pasamos el día viernes cuando nos detuvieron. Acá estamos presos en Brasil, pero 4 presos en Bangu, y los días son eternos, la ayuda es difícil, los días pasan y ellos siguen allá.

Somos tres los que estamos en libertad condicional y que estuvimos presos el viernes “por estar con un grupo de argentinos” informó el fiscal. Nosotros tres estábamos fuera del lugar cuando sucedió la pelea, pero estamos involucrados por la misma lesión lo cual es un error inadmisible. No queremos salir a caminar por la calle, no queremos pisar la playa, lo único que queremos es que los chicos salgan de la cárcel. Queremos que esta pesadilla se termine y volver a casa todos con nuestros amigos. Los días se hacen largos, pesados, llenos de emociones, hacemos fuerza y tratamos de ayudar a los chicos que están encerrados. La impotencia y la desesperación nos miran desde enfrente. La templanza y la paciencia por momentos se van a dar unas vueltas.

La parte económica también juega su papel en todo esto, es como una carrera de resistencia, a veces la desesperación va primero, a veces lo económico lo pasa, la esperanza parece lesionada y renguea; por eso, vuelvo a los valores que nos dieron nuestras familias que están sufriendo y el deporte el cual elegimos: sacrificio, trabajo, fortaleza, humildad, y constancia. Acá uno, significa todos. No podemos caernos porque se derrumba todo, los chicos adentro, nosotros afuera y las personas que nos quieren están en Buenos Aires. La prensa con los titulares, y con esas palabras fuertes, hacen que no sólo la situación de acá sea “rara” por poner una palabra imparcial, sino que salga desde nuestro país, nuestro pueblo, es lo que termina de dar el remate de knock-out.

Ahora, quiero detenerme en los chicos, en nosotros, en la gira, en el grupo. Les quiero hablar a cada persona que pertenece a un club, sea del deporte que sea, y la actividad que haga. Lograr armar una gira, salir del país, y tener un grupo para hacerlo no es fácil. La última gira de nuestro club fue en el 2001 si mal no recuerdo. Nos costó muchísimo trabajo lograrla en todos los aspectos. Nadie quiso que termine así, no vinimos a pelear a Brasil, pero sin embargo, eso pasó y acá hay siete jugadores con una causa penal. Hay 48 chicos a los que les cambió la gira, hay 43 familias que se vieron afectadas, nuestro club al cual representamos, y el deporte que elegimos.

Nosotros antes de ser jugadores de rugby, somos personas con familia, trabajadores de tiempo completo y amigos de nuestros amigos; nos la rebuscamos pese a todo esto, para tener un entrenamiento que nos permita jugar al deporte que amamos. Este es un deporte, que como muchos otros necesita de: sacrificio, constancia, humildad y trabajo. Se necesita de todo esto para lograr armar un equipo, un grupo humano dispuesto a dejar muchas cosas de lado para entrenar. Por lo cual, cuando se habla de “rugbiers violentos”, yo veo personas dedicadas a su club y a dar su cien por cien a un deporte para cada fin de semana poder salir a la cancha junto a sus compañeros. Compañeros que considero hermanos, porque se sacrifican de igual manera para dar lo mejor.

Nosotros creemos en los valores, en el respeto, y en la entrega. Cuando la gente dice que “los rugbiers van a todos lados juntos” es por esto a mi entender, es porque se logra una verdadera unión. Las etiquetas te las pegan, el prejuicio queda; y en cambio, el deporte y las personas sufren, y se tarda años en cambiar ese mote.

Queremos volver a casa, estamos desesperados. En nuestras familias falta un hijo, un padre, un hermano, un amigo. Necesitamos del cariño de las personas que nos esperan. Necesitamos que la Jueza se expida con velocidad en la causa para sacar a los chicos y que podamos volver al país. Es una locura lo que pasó y cómo fue armado todo el proceso. Repito que hay muchas irregularidades y que los abogados van a demostrar todo esto: pero todo lleva tiempo, dinero y la esperanza se aleja.

Pido a toda persona que pueda hacer algo, que por favor que se acerque a las familias, porque ver como se llevaban a prisión a 4 amigos, fue lo mas doloroso y triste que viví en mi vida. Ayúdenos a ayudarlos.

No son 4, somos 7, no son 7, somos todos.

Comentarios

comments