Argentina - Viernes 20 de Enero de 2017 06:49 AM
Home

El papá de Lucas Trasancos culpó a la moto y los semáforos de Rivadavia

5235c13c77e0d_800x533 9 septiembre, 2015 - 2:34 pm

Alberto Trasancos defendió a su hijo y aprobó el fallo diciendo que “se hizo justicia”. En 2013, el joven había cruzado con su audi la avenida Rivadavia, barrio de Flores, a 170 kilómetros por hora, atropellando a dos motociclistas. El martes un tribunal decidió que continúe en libertad, tiempo después de haberlo condenado a 4 años y 2 meses de prisión por “homicidio culposo agravado por la conducción antirreglamentaria del vehículo”.

Por la polémica su padre, Alberto Trasancos, salió en Vorterix Rock y responsabilizó a las víctimas por el hecho: “Mi hijo iba a 60 o 70 kilómetros, no a 170 como se dijo. La moto entró a 50 y pico kilómetros por hora a la avenida Rivadavia y no correspondía. De pronto fue un fogonazo. Él (por su hijo) se equivoca con los semáforos de la avenida Rivadavia porque no funcionan correctamente. Se comió el amague del semáforo“, dijo, además de asegurar que su hijo no estaba bajo efecto de las drogas.

Estaba convencido de que se hizo justicia, y avaló el fallo de los jueces del Tribunal Oral Criminal 7, que dispuso esa pena al encontrar a Trasancos penalmente responsable del asesinato de Jacobo Ramos, de 21 años, y Viviana Beatriz Álvarez, de 25. La decisión fue tomada por los tribunales Gustavo Valle, Gabriel Vega y Gustavo Rofrano.

En ninguna parte del expediente dice que consumió cocaína. Hay que leer el expediente y pedirle perdón a los jueces. Tienen que leer el expediente. Un asesinato es cuando usted tiene una intención de matar. No le quepa la menor duda que se hizo justicia. Acá sólo miraron un video de mala calidad y empezaron a sacar conjeturas”, afirmó.

Trasancos prosiguió en su justificación y explicó por qué Lucas huyó luego de impactar contra los dos motociclistas. “No se quiso fugar. Estuvo más de diez meses detenido. Le están diciendo asesino desde el principio. Puede haber una conducción imprudente. Nadie es el conductor perfecto. Mi hijo no estaba ni drogado ni alcoholizado. Iba a una velocidad que excede los 10 kilómetros en una avenida. Nada fuera de lo común”, añadió en declaraciones a radio La Red.

 

Comentarios

comments