Argentina - Lunes 29 de Mayo de 2017 10:15 AM
Home

¿Quién será el próximo presidente?

25 agosto, 2015 - 12:41 am

Daniel Scioli es quien está mejor posicionado para lograr el triunfo el 25 de octubre. Para ello deberá conseguir algo más de 350.000 votos, superar el techo del 40% y sobrepasar por 10 puntos al segundo candidato. Sin embargo, Scioli tiene dificultades para salir a buscar esos votos. La dificultad proviene de cierto “encorsetamiento” que le imponen los factores orgánicos, ser el heredero y garante de la continuidad del “modelo”, y por otro lado, los elementos coyunturales que se expresaron en el cuestionamiento interno a partir de las inundaciones en la provincia de Buenos Aires –y su el fugaz viaje a Italia–, pero fundamentalmente la sospecha sobre si estuvo al tanto o no de la denuncia realizada por Jorge Lanata sobre Aníbal Fernández. La necesidad de buscar votos afuera del kirchnerismo y, al mismo tiempo, la necesidad de lograr la confianza dentro del electorado kirchnerista parecería ser hasta el momento una ecuación irresoluble. Esta dualidad transmite una alta dosis de incertidumbre a su éxito futuro .

Sus oponentes, Mauricio Macri y Sergio Massa, tienen como objetivo forzar un escenario de balotaje. Para lograrlo deben competir por el segundo lugar y acercarse al número obtenido por Scioli. Massa tomó la iniciativa sobre los ejes programáticos de su plataforma electoral tratando de crecer sobre aquellos sectores más críticos del electorado. Mientras Macri, que posee más chances, ha optado por una estrategia de desgaste: erosionar la base electoral de Scioli. En este camino se inscribe la ayuda brindada por el gobierno de la CABA en las inundaciones, la denuncia por asesinato de Ariel Velázquez en Jujuy, las denuncias de fraude en las elecciones en Tucumán y las declaraciones de “Carlitos” Tevez sobre la pobreza en Formosa. Con una performance importante en la PBA, Macri intenta desgastar a Scioli en lugares y regiones donde tuvo un importante caudal electoral.

Quedan puntos sin resolver como la disputa por los votantes de José Manuel de la Sota o por aquellos que no pudieron ir a votar en las Primarias de la PBA. Dos meses parece mucho tiempo, sobre todo porque el triunfo de Scioli habilita una coyuntura política inestable en un contexto económico global que anuncia turbulencias.

PABLO ROMA, ENCUESTADORA CIRCUITOS

Comentarios

comments