Argentina - Domingo 26 de Marzo de 2017 10:29 PM
Home

¿Qué país quiere la izquierda?

1044746581_4_3_christian_castillo_realpolitik 18 agosto, 2015 - 4:02 pm

La Argentina y el Mundo por el que luchamos

La Argentina que queremos está indisolublemente ligada a cambiar un mundo basado en la explotación y la opresión. Ambicionamos una sociedad socialista, donde los recursos existentes permitan elevar el nivel de vida material e intelectual del conjunto de la población y no solo enriquecer los bolsillos de unos pocos. En el capitalismo en el que vivimos los 85 más ricos de la tierra tienen una riqueza equivalente a la de 3000 millones de personas, la mitad más pobre del planeta. En nuestro país, solo 4000 grandes propietarios poseen la mitad de la tierra que se utiliza para agricultura y ganadería.

El destino de lo que allí obtienen es en gran medida fuga de capitales: hay al menos 250 mil millones de dólares de argentinos que se han fugado y están depositados en el exterior, casi el equivalente a toda la deuda pública. Un puñado de grandes monopolios controla los recursos estratégicos de la economía, como las siderúrgicas, las mineras, la banca, las exportaciones agrarias, las plantas automotrices… Son quienes conforman el famoso “círculo rojo”, el poder económico que orquestó el golpe genocida de marzo de 1976 y ganó con todos los gobierno posteriores. Aquellos para quienes los Scioli, los Macri o los Massa se proponen gerenciar el poder político, ya que son parte de una casta política profesional que, cuando no son directamente empresarios, cobra ingresos de nivel gerencial para servir a este puñado de monopolios.

Nuestra lucha es porque los trabajadores conquisten el poder político para poder nacionalizar estos recursos económicos estratégicos y organizar la economía de acuerdo a un plan racional, discutido democráticamente por todo el pueblo trabajador. De esta forma terminaríamos con la dependencia y el atraso que caracterizan a la economía nacional y con las irracionalidades de este sistema. Dos botones de muestra: mientras la producción de alimentos de Argentina permite alimentar 400 millones de personas a diario decenas de miles de personas revuelven la basura diariamente para poder alimentarse; mientras el déficit habitaciones es al menos de 3,2 millones de hogares existen 2,5 millones de inmuebles deshabitados…

Una sociedad gobernada por sus propios trabajadores permitiría terminar con la precariedad de la vida que aflige a millones: la del trabajo; la de la salud; la de la educación; la de la vivienda. Repartiríamos el trabajo de acuerdo a un plan entre todas las manos disponibles, para acabar con el desempleo. Gracias a los avances científicos y técnicos podríamos ir reduciendo progresivamente la jornada laboral para que las conquistas de la cultura, del arte y de la ciencia sean para todos.

No somos ingenuos. Sabemos que conquistar la sociedad por la que luchamos debe vencer enormes obstáculos, que provienen de los sectores a quienes vamos a arrebatar sus privilegios. Para eso, como ha ocurrido siempre a lo largo de la historia, es necesaria la organización y la movilización de los trabajadores y del conjunto de los oprimidos y explotados. La intervención de nuestro partido, el PTS, en el Frente de Izquierda y de los Trabajadores está al servicio de este objetivo estratégico.

Christian Castillo

Comentarios

comments