Argentina - Lunes 27 de Marzo de 2017 07:30 PM
Home

Parricidios y otros “casos de locos”

De Rosa Alabaster 3 marzo, 2016 - 11:12 am

Soy un médico legista, psiquiatra forense y como tal recibo consultas de abogados, medios o que me son referidos por casos “raros” semanalmente.

Son en su gran mayoría profesionales con años en el fuero penal, a los cuales, “ya no los sorprende nada” … Sin embargo, ¿cuál es la frase que me dicen? “¡Caso como este nunca vi! Te va a interesar porque no hay casos así”.

Así tenemos una pareja de hermanastros que canibaliza a sus padrastros, varios hombres que atacan salvajemente (en los términos más específicos) a sus familias no sólo a su mujer sino a sus hijos. Abuelos que asesinan a sus nietos para salvarlos o, como en este caso, una persona que asesina a sus padres conserva los cadáveres y continúa su vida “normal”, “¿habitual?”, frente a ellos.

Se instala así la eterna duda irresuelta si este tipo de casos ya existían pero aparecen ahora por ser señalados en los medios.

¿Quizás la respuesta sea afirmativa en ambos casos, pero de todas maneras incomprobable, la que más inquieta es que pasa con esta seguidilla de casos “de locos”?

¿Son realmente “de locos” en la traslación al sentido clínico de la palabra, es decir de enfermos mentales o deben ser tomados desde una perspectiva más amplia?

Aparecerán allí las explicaciones que son en general unilaterales si padece de tal enfermedad si son las drogas, si es inimputable, si fue abusado, etc., etc. Y al igual que un pez que intentamos tomarlo de su cola en el agua se escapa el concepto, nos elude una y otra vez. Comprender, aprender viene como es evidente de poder tomar, cerrar un concepto, atraparlo de alguna manera.

No estamos pudiendo comprender porque estamos entrando en aguas del conocimiento sin los instrumentos adecuados y metafóricamente sin comprender, sin las dos manos, sino con una, con un concepto que tratamos de volver universal.

En todos estos casos, al investigarlos encontramos todas esas problemáticas, marginalidad, abuso, abandono instruido desde la infancia, negligencia emocional se usa el termino en la literatura anglosajona, antes se hablaba de chicos ferales, es decir lo que en el campo se llama huacho, abandonado sin control, sin acompañamiento, con padres que en michos casos no existen o han padecido el mismo infortunio que ellos.

Padecen de alguna patología psiquiátrica, si varias, entre ellas las toxicomanías desde ya casi institucionalizadas. Padecen de trastornos de personalidad, popularizados bajo el amplísimo rotulo de psicopatías, absolutamente. El problema en esto del concepto unilateral es que no son esas cuestiones responsables linealmente del problema… menos lo serán para su comprensión y aún menos a su abordaje.

Estos delitos son emergentes de una sociedad que en un sentido mucho más amplio descuido detalles, pequeños detalles que pueden parecer en este contexto mínimo pero fundamentales, el cuidado de la infancia, la desnutrición, la falta de educación, a la convivencia con la delincuencia, la problemática de las drogas etc., etc.

En este contexto todo emergente delictivo es posible ya que esos cerebros no tienen incorporadas funciones básicas y esa ausencia es la que nos sorprende e intentamos, como ya señalara hace décadas Foucault adjudicarle a la locura, concepto que nos protege porque permite imaginar que es un fenómeno aislado y no nos toca y del cual de alguna manera no somos participes.

La realidad es otra.

En un contexto anómico todo es factible y la peor dela imaginaciones será superada por la noticia del crimen del día de mañana.

 

Psiquiatra Psicoterapeuta.

Psiquiatra Forense. Médico Legista.

Especialista en Trauma y Victimologia.

Asociación de Victimologia-sos@victima.org

Comentarios

comments