Argentina - Martes 28 de Marzo de 2017 05:11 AM
Home

La economía en tiempos electorales

c2ab90d10b2b1be98fb7e747d1fe6e9d_L 17 agosto, 2015 - 4:42 am

Continuidad, certidumbre y estabilidad.

En las semanas previas a las elecciones primarias vimos desplegarse el habitual accionar del poder económico tras su objetivo de inclinar el escenario económico en pos de una devaluación de nuestra moneda que, como siempre, los tendría como beneficiarios: en lo económico, por el mayor poder de compra de sus rentas y/o tenencias en dólares que traería aparejada una devaluación, y en lo político, porque el trauma que supone para las mayorías el esquema de ajuste y devaluación que fogonean implica el debilitamiento del poder político, la pérdida de confianza de las mayorías populares sobre la que se sustentan los gobiernos kirchneristas.

La utilización del marginal mercado del dólar ilegal, amplificado por el despliegue mediático, se ha convertido en el escenario privilegiado donde se juega esa disputa de poder por el control del clima político-social y las expectativas económicas. Afortunadamente, la capacidad del gobierno de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, de poner freno a la voracidad devaluadora de esos actores le bajó el telón a una función harto reiterada en los últimos años. Con el resultado de la PASO del último domingo, y la certeza de continuidad del FPV, terminan de desinflarse las expectativas de devaluación que se buscó instalar, como pudo apreciarse en los primeros movimientos pos PASO de la cotización de ese mercado ilegal, contradiciendo los pronósticos agoreros o expresiones de deseo de los lobbistas económicos de la derecha. Porque el candidato del establishment que prometía ajuste, devaluación y endeudamiento, Mauricio Macri, no aparece con chances de dar vuelta los resultados que impuso la mayoría de los argentinos y que ya había anticipado el propio consultor macrista Durán Barba.

Y fundamentalmente porque Daniel Scioli terminó de enterrar los sueños de los devaluadores seriales en las últimas semanas al ratificar el rumbo de la política macroecónomica, desestimando una devaluación que sostuvo “siempre la pagan los trabajadores”, y poniéndo el énfasis en el desarrollo industrial de la Nación, sustentado en el mercado interno, el trabajo y un rol activo del Estado construyendo una competitividad sistémica que descansa en la inversión, la innovación y la infraestructura y no en el tipo de cambio, tal como surge de los lineamientos elaborados por la Fundación DAR que responde al gobernador y futuro Presidente.

Fernanda Vallejos
Economista del FPV

Comentarios

comments