Argentina - Domingo 23 de Julio de 2017 10:44 AM
Home

La delicada situación social

Florencia Arietto 28 agosto, 2016 - 4:49 pm

Elegí hacer una radiografía sobre la situación social que atravesamos porque hoy es el núcleo duro que debe resolver en forma urgente el gobierno para mirar al futuro.

Lo primero que hay que poner sobre la mesa es que aumentó la pobreza de un 29% -que dejó el gobierno anterior al 32% en estos 8 meses según el Observatorio de Deuda Social de la UCA. ¿Qué significa esto? En términos generales significa que quienes vivían de changas como los gasistas, plomeros, carpinteros, o quienes se las rebuscaban como pueden y están asociados a la industria textil, la construcción, la metalmecánica o comercio – generadores de empleo por excelencia — el parate de esas changas los pasó a situación de pobreza, son personas que trabajaban 5 días y ahora trabajan 3 y son parte de los más de 1.500.000 de nuevos pobres, a ellos hay que sumarle que también hay un empobrecimiento en general, es decir, a la gente la plata le alcanza menos: quienes tienen un trabajo formal en promedio ganan un 10% menos que el año pasado porque las paritarias estuvieron por debajo de la inflación, los que hacen changas han perdido mucho más ingreso porque aparte de que todos los precios han subido, han perdido capacidad de trabajo y los que tienen planes sociales también se han empobrecido porque la actualización de ellos también estuvo por debajo de la inflación.

Datos de los territorios no muestran que hay más personas en comedores comunitarios, se ve mucho en los grandes conglomerados urbanos y el dato más fuerte es que bajó el consumo de leche, es decir, al empobrecimiento general se le suma que la gente consume menos carne y leche y más harinas porque es más barato, esto causa lo que se denomina MAL nutrición que es igual de grave que la DES nutrición.

Por otro lado, según los datos del INDEC – que ha empezado a regularizarse luego del desastre que hizo el kirchnerismo con el organismo – hay una mirada crítica del mercado de trabajo: 9,3 % de desocupación (alrededor de 140.000 puestos de trabajo se han perdido) pero más grave aún es que hay un 11% de subocupación (gente que trabaja menos horas que las que quisiera). Ante este panorama, el Gobierno de Mauricio Macri tomó medidas compensatorias como por ejemplo devolver el 15% del IVA a la canasta básica de alimentos, extendió la AUH a monotributistas, subió el seguro de desempleo a más de 3.000 pesos, pero en general estas medidas son muy escasas. El gobierno no tiene dimensión del problema social, la pérdida de poder adquisitivo ha sido muy grande y la compensación muy pequeña.

Si la promesa de campaña de POBREZA 0 queda para un lado, le gobierno definitivamente tomó para el lado opuesto, tomó una situación crítica dejada por le gobierno anterior y en este contexto crítico paró la actividad económica y el mercado interno; lo que tenemos que saber es que no va a haber trabajo si no se reactiva la construcción, textil, metal mecánica y comercio.

El razonamiento del equipo económico del gobierno sobre las inversiones que vendrán para salvar la situación es equivocada, en el mejor de los casos, van a conseguir inversiones para soja, minería o el sector financiero que bien sabemos que no generan puestos de trabajo. Sin un rol activo del Estado no hay solución posible, el Gobierno no está viendo la dimensión del problema, el aumento de la conflictividad en las calles, más allá de la lectura política sobre desestabilizadores, refleja un problema concreto de falta de plata.

Desde el Frente Renovador hicimos aportes para desandar este ajuste en beneficio de la sociedad, porque consideramos necesario un gran acuerdo político para que la meta del desarrollo sea posible de una vez por todas en nuestro país; para ello promovemos el derecho al primer empleo, que consiste en generar los mecanismos para que las empresas tengan deducción impositiva si emplean jóvenes como primer trabajo; asimismo creemos que más allá de las mega obras de infraestructura que necesita la Argentina para desarrollarse, también necesita obras de infraestructura en pequeña escala: cordón cuneta, núcleos húmedos, veredas, cocina y baño, porque es en estas obras en donde se genera trabajo y se puede incluir en el mercado laboral a un pibe del conurbano que no terminó el secundario, y por último el CRÉDITO: hoy todos se han sobre endeudado a tasas altísimas, hay que dar crédito a una tasa del 5% anual para máquinas y herramientas, para mover el mercado interno.

Con esta falta de diagnóstico preciso del gobierno y su mala orientación de la política laboral no va a haber buenas noticias sociales en los próximos tiempos, en cambio si corrige el rumbo, si expande la economía y empieza a mover el mercado interno vendrán las buenas noticias para el desarrollo.

Y eso que no hable de inseguridad y tarifas…

Gracias al equipo de políticas sociales del Frente Renovador que lidera Daniel Arroyo.

María Florencia Arietto

Frente Renovador

Comentarios

comments