Argentina - Domingo 11 de Diciembre de 2016 02:58 AM
Home

¡Desde la alegría hasta la victoria!

Richid 17 noviembre, 2015 - 3:19 pm

El debate por el ballotage es cada día más intenso. En Buenos Aires puede escucharse a la gente debatir en el taxi, la vereda, la mesa familiar, la verdulería… Y no es para menos, no sólo está en juego todo lo que hemos conquistado en estos años sino también cada uno de los pasos que dimos para alejarnos del infierno de la gran crisis a la que nos llevaron las políticas económicas que quiere volver a instalar Mauricio Macri en nuestro país.

Hay mucho en juego para todos y para todas. Está en juego la aplicación de la ley de reproducción humana asistida, la ley de obesidad, la de celiaquía y cualquier otra que obligue a las empresas o al Estado a prestar más servicios dentro del plan médico obligatorio. El PRO defiende los intereses de esas empresas y no está de acuerdo con que el Estado garantice más que lo mínimo indispensable en la salud pública. Así lo sostienen en la Legislatura Porteña cada vez que intentamos debatir estos temas.

Está en juego la ley de medios de comunicación audiovisual, la asignación universal por hijo, los subsidios a los servicios de luz, gas y agua para los sectores medios, el plan procrear… y entre muchas otras cosas está en juego el trabajo y el valor del salario de los argentinos y argentinas.

Y todo esto por momentos da miedo. Sí, da miedo escuchar a los economistas de Macri, y a muchos de sus funcionarios y legisladores. Sin dudas la de ellos es una campaña que da miedo.
Y por momentos, genera angustia escuchar y hablar con quienes parecen no recordar todo el dolor que vivieron muchas familias durante las peores épocas económicas del país producto de la implementación de las mismas recetas económicas en las que se funda el “cambio” que propone Mauricio.

Por momentos también da tristeza… Porque es triste escuchar a ese amigo que posteaba la canción de Serrat que dice “entre estos tipos y yo hay algo personal” para hablar del macrismo, y hoy admite que los va a votar porque después de agredir, difamar e insultar sin ningún sentido, dice que “el kirchnerismo genera odio”. Es triste que alguien que ponía las banderas colectivas por encima de las personales hoy ponga su bronca por “las formas” por encima de la supervivencia y los derechos de su propio pueblo.

Y en otros momentos, también sentimos alegría. Celebramos ver toda la militancia y el compromiso de quienes salen a las calles, se encuentran en las plazas, pegan papelitos, llaman por teléfono a sus familiares, amigos y amigas, no desde “call centers” ni desde empresas de “marketing político” sino desde las unidades básicas, casas del pueblo y comités que bancan con esfuerzo militante quienes apuestan por la construcción colectiva de un país y un mundo más justo e igualitario. Ver debatir a docentes con otros y otras docentes, a los encargados y encargadas de edificios, a los barrenderos, escuchar debates familiares, entre compañerxs… todo esto es una batalla cultural ganada. La batalla de la resignificación de la política como herramienta para transformar la realidad, la que nos permitió trabajar por todos los derechos conquistados durante todos estos años.

Es desde esta felicidad, desde esta alegría, desde el compañerismo y el compromiso con esas transformaciones que vamos a lograr que el amor y la igualdad ganen el 22. Porque como decía Jauretche, “el arte de nuestros enemigos es desmoralizar, entristecer a los pueblos. Los pueblos deprimidos no vencen. Por eso venimos a combatir por el país alegremente. Nada grande se puede hacer con la tristeza”.

Desde la alegría, hasta la victoria el 22, ¡hasta la victoria siempre!

María Rachid – Secretaria General de la Mesa Nacional por la Igualdad. Legisladora de la Ciudad de Buenos Aires por el FPV 

Comentarios

comments