Argentina - Jueves 25 de Mayo de 2017 04:59 PM
Home

Buitres contra buitres

altamira 15 marzo, 2016 - 10:08 am

EL DEFOL DEL DEFOL

                  ¿Colapsó el arreglo con los buitres? ¿Los ‘renovadores’ de Massa, los ‘justicialistas’ de Bossio y los kirchneristas de Pichetto, le sacan el cuerpo?

Algo de todo esto parece haber ocurrido porque una fracción de ‘holdouts’, que equivale al 1,5% del total, resolvió recurrir ante la Cámara de Apelaciones del 2° distrito de Nueva York la sentencia de Griesa que levanta el embargo a los pagos de la deuda externa de Argentina una vez que, de un parte, el Congreso nacional derogue las leyes de Pago Soberano y Cerrojo y, de la otra, abone en forma integral los montos acordados con los fondos buitres. Los litigantes pretenden cobrar la totalidad del dinero, sin descuentos, que le asigna el fallo de Griesa. Lo singular es que los fondos que sí acordaron cobrar con descuento también han apelado el levantamiento del embargo contra Argentina, alegando que una prosecución de las negociaciones permitiría cerrar por completo la pendencia. Es claro que si el grupo que quiere el ciento por ciento que le adjudica el fallo logra su propósito, todos los ‘holdouts’ restantes reclamarán el mismo trato, lo cual haría caer el acuerdo de pagarles con un 25% de descuento, que había celebrado el gobierno de Macri. La incertidumbre creada por esta apelación, que será resuelta el próximo 4 de abril, ha provocado una retracción del apoyo que habían prometido varios bloques de la oposición, que reclaman ahora postergar la sesión del Congreso hasta después de esa fecha. El problema sería que, en este caso, escasearía el tiempo para colocar títulos en el extranjero por u$s12 a 15 mil millones, que serían necesarios para pagar a los buitres antes del 14 de abril, como lo establece el fallo.

¿Es posible que los buitres quieran torpedear el acuerdo y llevar al gobierno macrista al colapso, luego que éste mismo declarara que no tiene un Plan B para hacer frente a la encrucijada? No es este el único escollo de todo este entuerto: los Cristinistas puros alegan que un acuerdo con los buitres llevaría a que los acreedores que entraron en los canjes de 2005 y 2010 reclamen un pago similar – lo que equivaldría a una suma adicional enorme (que algunos ya exageran en u$s400 mil millones de dólares). Lejos de denunciar lo infundado de la posibilidad denunciada por ellos mismos, los abogados del macrismo han respondido, que es una variante que no se puede excluir, aunque sin chances de éxito – aseguran.

Rascando la superficie, se advierte en esta disputa una pelea entre dos bloque de buitres – de un lado los fondos que han litigado contra Argentina, del otro los bancos que quedarían encargados del negocio de colocar los bonos en los mercados internacionales con la finalidad de recaudar los dólares para pagar a los buitres (como la disputa ocurrida en la colocación de la deuda de la Provincia de Buenos Aires, que monopolizó el JP Morgan y luego vendió con 2% de recargo al día siguiente de la colocación a los bancos locales que quedaron afuera).

Aparentemente, los primeros quieren sacarle el negocio a los segundos, cobrando ellos directamente la deuda en bonos. En este caso, recibirían títulos a la par que se encuentran cotizando por encima de ese valor de face. La valorización que ha registrado la deuda de Argentina es la consecuencia de las altas tasas de interés a la que fue emitida, originalmente; un título con rendimiento del 10%, tiene una chance de aumentar de cotización en el mercado frente a títulos de otros países que ofrecen, por ejemplo, un 5%. De cobrar en bonos, los buitres recibirían valores de 100 por lo que ya cotiza 110 o 120 – aun así a tasas elevadas del 7 al 9%.

¿Qué podría acabar ocurriendo aquí? Es probable que la Cámara acepte el reclamo de un cobro del 100% de la deuda, o sea sin descuento, para estos litigantes, pero manteniendo la decisión de Griesa de normalizar los pagos de deuda por parte de Argentina, una vez que las leyes en cuestión sean derogadas antes del 14 de abril. Los tiempos para recaudar el dinero para pagar serían harto exiguos, salvo que se obtenga un crédito-puente en condiciones onerosas, algo también difícil por la magnitud de las cifras en juego y el escaso tiempo. En todo caso, Argentina seguiría transitando tribunales neoyorquinos mientras paga en forma y tiempo a sus verdugos.

¿Es esto lo que Prat Gay and Company entienden como un restablecimiento del crédito internacional? Los funcionarios del macrismo vienen diciendo que no le darán el negocio de la colocación de deuda a los buitres – obviamente, porque ellos han sido funcionarios de la contraparte, los bancos. Lo que esta crisis vuelve a poner de manifiesto es la envergadura de las contradicciones al interior de la clase capitalista y los costos adicionales enormes que tienen que pagar por ella los trabajadores. A través de la puja por la maximización de los beneficios, el capital cava su propia fosa.

Es bueno recodarlo este 14 de marzo, cuando se cumple un aniversario del fallecimiento de Carlos Marx.

Jorge Altamira – Miembro fundador y dirigente del Partido Obrero 

Comentarios

comments