Argentina - Jueves 25 de Mayo de 2017 05:44 AM
Home

Indignación con una periodista húngara por agredir a refugiados

periodista_patea_refugiados 9 septiembre, 2015 - 7:51 am

Ayer se conoció el vídeo en donde una periodista, identificada como Petra Laszlo, que patea a diferentes refugiados que intentó romper el cordón de seguridad y se abalanzó en dirección a la camarógrafa. Dos chicos y un hombre, mientras los filma escapando de la policía.

Tras el escándalo, Laszlo fue despedida del canal en el que trabajaba, pero el vídeo se reprodujo en las redes sociales y recorrió el mundo.

Ayer por la tarde, un grupo de personas se encontraba en un campo de refugiados en Röszke, Hungría, en la frontera con Serbia. Petra Laszlo, del canal húngaro N1TV, intentaba lograr una buena toma con su cámara, vestida con jeans, camisa y un barbijo blanco. La periodista lanzó una patada a una nena de unos 10 años. Más tarde le hizo una zancadilla a un hombre que cargaba a su hijo en brazos. Ambos cayeron de cara al piso, mientras ella seguía con su trabajo como si nada hubiera pasado.

Los hechos fueron filmados por Stephan Richter, un periodista alemán que subió el vídeo a Twitter y rápidamente se viralizó. Diferentes teorías surgieron en las redes sociales: algunos hablaban de un efecto óptico, otras de un acto de reflejo. Otros usuarios dijeron que quizas había sido un intento de conseguir una imagen más dramática. Pero la postura que más prevaleció fue que a Laszlo no le gustaban los refugiados.

Algunos usuarios de Twitter analizaron con lupa las imágenes para intentar mostrar que Laszlo tuvo intenciones de agredir, aunque nadie sabe con certeza por qué lo hizo. Además en Facebook ses creó una cuenta llamada “El Muro de la Vergüenza de Petra Laszlo“, donde se repite el vídeo.

Tras el escándalo el canal húngaro N1TV, ligado al partido de ultraderecha Jobbik, contrario a la inmigración, tuvo que despedirla. “El N1TV considera inaceptable lo que pasó. Nuestra relación de trabajo con la operadora de video está cerrado“, anunciaron

La frontera entre Hungría y Serbia se ha convertido en los últimos tiempos en uno de los puntos calientes de la inmigración hacia Europa, ya que es posible alcanzarla por tierra y evitar rutas más peligrosas. Por esto, el gobierno adoptó una actitud muy hostil hacia los miles de refugiados que escapan de la guerra en Medio Oriente, y que quieren alcanzar refugio en países como Alemania o Gran Bretaña.

En horas de la madrugada del sábado pasado, Austria y Alemania protagonizaron un giro en la postura europea y abrieron las fronteras, lo que provocó un aluvión de refugiados que estaban esperando en Hungría.

Muy por el contrarió, Budapest comenzó a construir un gran cerco en los 175 kilómetros de frontera que comparte con Serbia para evitar el cruce de inmigrantes.

Comentarios

comments