Argentina - Martes 23 de Mayo de 2017 07:23 PM
Home

Hillary Clinton apareció más sólida que Trump en el primer debate presidencial

Clinton Trump 27 septiembre, 2016 - 12:03 am

Comenzó el debate presidencial previo a las elecciones en Estados Unidos. Se enfrentan Hillary Clinton y Donald Trump, candidatos demócrata y republicano respectivamente. Se espera que el debate televisivo sea seguido por más de 90 millones de personas tan sólo en los Estados Unidos.

Algunos de los ejes de debate giraron en torno a qué propuesta económica estaría en condiciones de generar más empleo en el país. En ese sentido Hillary Clinton detalló una serie de propuestas económicas que apuntaban a “generar trabajos con ingresos crecientes, invertir en infraestructura, tecnología de innovación y energías renovables”, aumentar el salario mínimo, tender a que las compañías distribuyan más utilidades, aumentar los días de licencia por nacimientos para los trabajadores para que se tienda a “equilibrar familia y trabajo”. También propuso aumentar el cobro de impuestos a las grandes fortunas y a las empresas.

Por su lado, Trump apuntó a criticar la situación económica actual, de la que responsabilizó a los demócratas, por un escenario de pérdida creciente de empleos, traslado de empresas al extranjero, etc. “Nuestros trabajos están escapando del país, se van a México y muchos otros países. Vemos lo que está haciendo China. En nuestro gobierno nadie está luchando en contra de eso. Estamos perdiendo nuestros buenos empleos”, afirmó.

La candidata demócrata afirmó que está en contra de la teoría del derrame, por la que garantizar que las empresas ganen más se traduciría en una mejoría general de la población: “Tenemos puntos de vista distinto sobre la economía. Abordamos este tema desde distintas perspectivas. Mientras más podamos invertir en la clase media vamos a estar mejor y vamos a crecer más”.

Trump insistió con que “el país está en problemas” y agregó: “La secretaria Clinton y otros políticos debieran haber hecho algo al respecto hace muchos años, pero no han hecho nada”. Hillary respondió que en 2008, con la burbuja subprime, Estados Unidos sufrió una “tormenta perfecta” y en los últimos años se ha recuperado desde el abismo. “Pero estamos en un momento donde potencialmente podemos tener una mejor economía, pero lo peor que podemos hacer es volver a las políticas que nos fallaron en un primer momento. Yo estoy determinada a que la economía se mueva, pero no para volver a 18 años atrás”, concluyó.

“Yo devolveré los empleos, tú no puedes hacerlo”, contraatacó el republicano para cuestionar a continuación al ex presidente Bill Clinton por haber firmado el NAFTA, “el peor acuerdo de comercio de la historia”. Hillary respondió que cree que su esposo “hizo un buen trabajo” y explicó que cuando fue secretaria de Estado aumentaron las exportaciones en un 30%. Trump también cuestionó el exceso de regulaciones y reglamentos para las empresas, mientras que Clinton sostuvo la política de aumentar impuestos a las empresas para favorecer a la clase media.

Una de las polémicas más fuertes de la noche se planteó cuando Hillary recordó que Trump se niega a presentar su declaración jurada de bienes e impuestos, a lo que Trump respondió que mostrará su declaración luego de ser auditado y cuando Hillary “muestre los 33 mil correos electrónicos eliminados”, en referencia a un debate sobre envío de mails oficiales desde una cuenta personal de la senadora. Clinton insistió preguntándose por qué Trump no quiere mostrar su declaración: “Esto es algo que los estadounidenses merecen ver. Hay algo ahí que está escondiendo y vamos a seguir tratando de adivinar qué es y a quién le adeuda dinero”. Además, denunció que Trump ha hecho su fortuna estafando a miles de pequeños productores, algunos de los cuales incluso estaban entre el público.

 

Otro de los ejes del debate tuvo que ver con las cuestiones raciales en el país y los incidentes de violencia policial que fueron noticia en las últimas semanas. Clinton sostuvo que población y policía deben trabajar juntos y planteó la necesidad de encarar una reforma de la Justicia penal y sacar las armas de la calle. Trump, por su parte, insistió en la necesidad de volver al slogan de Ley y Orden y reivindicó el apoyo de la Orden Fraternal de la Policía y de la Asociación Nacional del Rifle.

En cuanto al rol internacional de los Estados Unidos, Trump denunció que el país ha gastado millones de dólares necesarios para la economía interna en intervenciones de ayuda en diversos países del mundo y afirmó que incluso él estuvo en contra de la guerra de Irak. También acusó a los demócratas por permitir que crezca ISIS. La senadora defendió la intervención en Irak y el rol de EEUU en la OTAN y además reivindicó el rol de la diplomacia internacional, afirmando: “Yo en el senado voté por las sanciones más duras contra Irán y los obligamos a ir a la mesa de negociación, lo que puso un tapón al programa nuclear de Irán. Eso es diplomacia”. Y agregó que Trump no tiene el temperamento para dejar en sus manos las decisiones sobre las armas nucleares. “Su actitud sobre armas nucleares es tan preocupante que es la amenaza principal que enfrenta el mundo”, concluyó.

Trump intentó defenderse destacando sus cualidades personales (“Tengo mejor juicio y temperamento que ella”) y descalificando las de Hillary. Así, el último tramo del debate giró en torno a la concepción de Trump sobre la mujer, momento en el que Hillary recordó diversas manifestaciones descalificatorias que el republicano ha hecho contra las mujeres.

Hillary se mostró como mucho más sólida en este primer debate presidencia (el próximo será el 9 de octubre), demostrando mayor manejo de información y cuestiones de relevancia nacional, aunque muchas veces dedicó mucho tiempo a contestar los ataques de Trump, mientras que el republicano mostró muy pocas propuestas positivas y proyecto de gobierno, poniendo todo su eje argumentativo en la crítica a las pasadas administraciones demócratas.

 

Comentarios

comments