Argentina - Martes 24 de Enero de 2017 02:23 PM
Home

El “Pussygate” sigue complicándole la campaña a Donald Trump

Trump 12 octubre, 2016 - 11:46 pm

Después del escándalo desatado por un video publicado hace pocos días por el Washington Post en que se puede ver al candidato republicano Donald Trump fanfarronear acerca del abuso sexual a mujeres amparado en su poder económico, el escándalo político no ha parado de crecer. Pese a que en el segundo debate presidencial con la candidata demócrata Hillary Clinton, Trump afirmara que lo del video era pura farsa porque nunca había llevado adelante actos como esos, siguen apareciendo mujeres que lo desmienten y lo acusan de diversos tipos de abuso.

Después del debate, Jessica Leeds, de 74 años, le contó al New York Times que Trump la manoseó durante un vuelo a Nueva York cuando ella era viajante de una papelera. También Rachel Crooks, de 33 años, recordó que en 2005 Trump la besó a la fuerza en un ascensor en la Trump Tower de Manhattan. Previamente, Temple Taggart, ex miss Utah, había denunciado que Trump también la había besado por la fuerza cuando tenía 21 años y concursaba para el certamen.

El candidato republicano negó las acusaciones en una charla telefónica con una periodista del New York Times y desde la oficina de campaña de Trump se acusa al diario de difamación. Jason Miller, asesor de comunicación del magnate, afirmó: “Lanzar una difamación coordinada y completamente falsa contra el señor Trump en una cuestión como esta es peligros para el ‘New York Times'”. Y agregó: “Esto sienta un nuevo punto bajo al que los medios de comunicación están dispuestos a llegar en sus esfuerzos por socavar su elección”.

Más allá de las desmentidas, lo cierto es que el escándalo ya le ha costado a Trump no sólo el repudio de los demócratas sino numerosas bajas entre sus propios aliados. Si el excéntrico millonario ya era resistido por el tradicional partido político, el “pussygate” ha sido la ocasión perfecta para que muchos de sus representantes rompieran abiertamente con Trump. Paul Ryan, portavoz de la Cámara de Representantes anunció el lunes que no haría campaña por el candidato de su propio partido y que apuntaría a mantener la mayoría republicana en diputados. La ex secretaria de Estado Condoleezza Rice, el ex gobernador de Nueva York George Pataki y el gobernador de Ohio y ex precandidato presidencial John Kasich incluso reclamaron públicamente que Trump se baje de la candidatura.

 

Comentarios

comments