Argentina - Viernes 24 de Marzo de 2017 03:13 AM
Home

CFK comparte una “carta urgente” de Lula en defensa de Dilma Rousseff

Lula Cristina 29 agosto, 2016 - 7:57 pm

Desde su cuenta de Facebook la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner compartió esta tarde una “carta urgente” que le enviara el ex presidente brasileño Luis Inacio “Lula” Da Silva, en la que denuncia la ilegalidad del impeachment contra Dilma Rousseff y las persecuciones judiciales de las que está siendo objeto él mismo, para evitar que se presente a las elecciones de 2018.

Antes de compartir el texto de varias páginas de “nuestro entrañable amigo” Lula, Cristina comenta “Cualquier coincidencia con lo que sucedió y esta sucediendo en nuestro país no es casualidad. Es estrategia dura y pura, sobre la región, contra los gobiernos nacionales, populares y democráticos y sobre sus lideres políticos”.

La carta encabezada con un “Querida amiga”, comienza explicando que se dirige a ella “para informarle sobre la gravísima situación política e instucional que vive Brasil”. Y continúa: “Me tomo la libertad de escribirle en nombre del respeto y la amistad existente entre nosotros y por los cuales tanto le agradezco”.

En el texto realiza un breve balance de sus mandatos al frente del país vecino, entre 2003 y 2010: “Por medios pacíficos y democráticos fuimos capaces de sacar a Brasil del mapa del hambre en el mundo elaborado por la ONU, liberamos de la miseria a más de 35 millones de personas que vivían en condiciones inhumanas y elevamos la renta y el consumo de otros 40 millones, en el mayor proceso de movilidad social de nuestra historia”.

Luego plantea que Dilma Rousseff, “a pesar de enfrentar un escenario económico adverso” consiguió mantener al país en el rumbo del desarrollo y consolidar los programas sociales emancipadores en su primer mandato y que fue reelegida con 54 millones de votos.

Sin embargo, explica Lula, la “coalición adversaria, vencida en las urnas, no se conformó con la derrota y desde la proclamación del resultado buscó impugnarlo por todos los medios legales, sin obtener éxito”. Una vez agotados éstos “se rebelaron contra las propias reglas del régimen democrático, comenzando a sabotear al gobierno y a conspirar para apoderarse del poder por medios ilegítimos”. Continúa recordando que durante 2015 “torpedearon de manera sistemática los esfuerzos del gobierno” y “crearon un clima artificial de callejón sin salida”, “apostaron contra el país” incluso llegando a aprobar medidas que comprometían la estabilidad fiscal.

Finalmente, los opositores a Dilma desencadenaron un proceso de impeachment “inconstitucional y completamente arbitrario” ya que, según sostiene firmemente Lula, la presidenta brasileña es “una mujer íntegra, cuya honradez personal y pública es reconocida incluso por sus adversarios más reñidos”.

Luego la carta explica que la Constitución brasileña es categórica en cuanto a que “sin la existencia de crimen de responsabilidad no puede haber impeachment” y afirma que “no hay ningún acto, absolutamente ninguno” en la gestión de Dilma que pueda caracterizarse de esta manera.

“Se trata de un proceso estrictamente político, que viola abiertamente la Constitución y las reglas del sistema presidencialista”, continúa, en el que “las fuerzas conservadoras quieren obtener por medios turbios aquello que no consiguieron democráticamente”. El objetivo del proceso es “comandar al Estado para apoderarse del patrimonio nacional y desarmar la red de protección a los trabajadores y a los pobres”, además de “criminalizar a los movimientos sociales e implantar su agenda antipopular”.

Lula también denuncia una persecución judicial en su contra porque “temen que en 2018 el pueblo brasileño pueda elegirme como Presidente de la República”. Más adelante denuncia que la lucha contra la corrupción, “un azote secular en Brasil y en tantos otros países” fue distorsionada para perseguir al PT, mientras que las denuncias contra los líderes conservadores son “silenciadas y archivadas”. Y agrega que “el combate a la corrupción en Brasil pasó a ser mucho más vigoroso y eficaz a partir de los gobiernos del PT”.

Luego denuncia el rol de la Justicia en este proceso, “una Justicia discriminatoria y partidarizada” que “será fatalmente injusta”. “Si la Justicia es imparcial las acusaciones contra mí nunca prosperarán”. Y agrega: “Lo que no puedo aceptar son los actos de flagrante ilegalidad y parcialidad practicados contra mi y mis familiares por autoridades policiales y judiciales”. Por este motivo es que sus abogados interpusieron “una representación” en el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, “relatando los abusos cometidos por algunas autoridades judiciales que quieren eliminarme, a cualquier costo, de la vida política del país”.

Comentarios

comments